Tributo a las imágenes del desasosiego de Ambra Polidori, en el FINI 2015

Imagen de la instalación "Sobre una mesa de disección", 2015. (Especial) Imagen de la instalación "Sobre una mesa de disección", 2015. (Especial)

La universidad de Hidalgo realizará un reconocimiento a la artista mexicana, en el marco de la V edición del Festival Internacional de la Imagen

Ambra Polidori, de ascendencia italiana nacida en México, es una artista que no sólo “retrata” el sufrimiento ancestral de sus compatriotas y congéneres, sino desafía al espectador a involucrarse irremediablemente con las propuestas con que sus imágenes golpean la razón y los sentidos. Fue un hecho dramático en su vida personal lo que cambió su perspectiva sobre muchas cosas.

“Mi obra nació de la indiferencia y del olvido que existen en todas partes; está en permanente construcción y es la mirada del otro la que define sus contornos y habilita el goce, si lo hay. Mi trabajo comenzó a tomar otro rumbo, en parte por razones personales y tienen que ver con una experiencia de muerte, mi obra comenzó entonces a ocuparse del malestar en el mundo, de las guerras, de la enfermedad, de la explotación”.

Ambra Polidori se graduó en la UNAM como licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas pero fue debido a su contacto con diversos fotógrafos y a su trabajo en el diario Uno más Uno, que surgió en ella el interés por la fotografía al grado de dedicarse por completo a esta disciplina artística.
Una profesión con la que, a través de las imágenes, guarda una íntima relación con el pensamiento más literario o intelectual de los temas que aborda artísticamente.

“Mi trabajo a lo largo de los años en el campo del arte, mis experiencias, aquello que me motiva a trabajar sobre ciertos temas y no otros; los hechos que me ha tocado vivir directa o indirectamente, conforman lo que soy y hago. Luz, textura, cuerpo, mujer, etc., viven en mi obra como en la de otros artistas, sólo que cada uno de nosotros las percibimos y las trabajamos de modos diversos y con resultados diferentes. Yo busco con mis trabajos, en resumidas cuentas, una expresión no negociable, procurando mantenerme de manera crítica dentro de las fronteras del arte y de la estética”.

Sin duda, la obra de Ambra Polidori es una constante demanda contra las inquietudes de la sociedad, un trabajo que le ha permitido a la artista tener un acercamiento con sus espectadores, con lo que logra constatar el impacto de su arte en los individuos.

“He tenido la oportunidad de hablar con personas que se han acercado a mi obra y me han expresado cómo las ha tocado, cómo las ha hecho reflexionar. Y eso me satisface mucho, me convence de que vale la pena hacer lo que hago, aunque pienso que lo haría igualmente sin sus palabras. Yo estoy a favor de la visibilidad de los hechos por más trágicos que sean. Estoy a favor de la verdad, de la palabra en libertad y del derecho a manifestarnos. Soy contraria a la censura y considero que cada uno de nosotros debe analizar y sacar sus conclusiones sobre las situaciones que se presentan, sobre las personas, sobre lo que se nos dice, sobre lo que leemos. Siempre con apertura y actitud crítica”.

El trabajo de Polidori ha sido expuesto en galerías, foyeres, museos, casas de cultura y otros foros en ciudades como la Ciudad de México, París, Milán y Nueva York. La artista comparte como es que selecciona sus temas y en que se basa para simbolizar tan difíciles asuntos.

“Creo que muchos artistas y fotógrafos trabajan siguiendo su intuición. No es fácil explicar siempre por qué uno hace esto o aquello, porque ignora o no tal cosa. No todo es racional. Definitivamente el trabajo continuo permite que la selección, definición o simbolización de algo se dé. Diría que el aprendizaje primero y luego el trabajo, hacen posible la obra. Finalmente, trabajo por un arte del disenso, capaz de hacer visible lo que el consenso excluye y hacer del desacuerdo una vía para lograr que la igualdad deje de ser una excepción. Trabajo con y sobre lo que me interesa. Y ese proceso, ese hacer la obra es para mí más importante incluso que el resultado final”.

A lo largo de su trayectoria, Polidori ha enfrentado diversos conflictos sociales, mismos que la han impactado en diversas facetas de su vida.

“Ojalá el arte tuviera la magia de transformar en positivo todo lo terrible que sucede en el mundo y en nuestro país que está en una situación lamentable. Pienso en las niñas y mujeres violadas, torturadas y asesinadas en Cd. Juárez y el resto del país; pienso en los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos y en el dolor de sus familias y compañeros, pienso en la impunidad y en todos los que día a día joden a su prójimo. Ojalá se acabaran las guerras, que son muchas, y la precariedad del mundo y las personas. Ojalá tuviéramos gobernantes cabales y honestos, capaces de tocarse realmente el corazón ante la desgracia de los demás.

“Y la Justicia, tema en esta ocasión del FINI, reinará entre nosotros. Aunque una cosa la tengo que decir, el arte influye en ciertas personas, las puede llegar a cambiar para mejor, y eso es grandioso y permite esperar que también lo haga en la colectividad, en algunos grupos que llegan a contagiarse de la alegría que significa mirar el arte, aunque no sea placentero lo que se mira; leer literatura, bailar, cantar. Quizá esto dicho así parezca superficial, pero cuando lo vemos, por ejemplo, realizado en los niños, es maravilloso y algo nos dice que es posible”.

Debido a la amplia trayectoria artística y fotográfica de Ambra Polidori, el Festival Internacional de la Imagen, a través de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y su Patronato, otorgará un reconocimiento a la artista mexicana, a lo que ella responde:

“Es a un tiempo halagador y terrible, pues me hace aún más consciente de la edad que tengo y que los años no dejan de pasar”.

Y es en este sentido, el del tiempo, que la artista asegura extrañar la analogía de la fotografía.    

Finalmente Ambra Polidori asegura que su trabajo ha sido placentero y es en la fotografía donde ha podido encontrar la plataforma perfecta para expresarse, sin dejar de lado otras opciones.

“Me gusta sobre todo la fotografía y las instalaciones, así como muchos tipos de materiales. Extraño los químicos del cuarto oscuro, amo el blanco y negro y me gusta trabajar con varias posibilidades a la vez. Me inclino por los formatos de gran tamaño, pero considero que cada obra o serie pide su formato”.

En la V edición del FINI que se realizará del 8 al 15 de mayo en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), se montará una exposición retrospectiva con la que los visitantes tendrán la oportunidad de conocer su trayectoria y saber por qué el trabajo de Polidori ha sido un referente para los profesionales de la imagen y del foto periodismo.

Puebl@Media
Pachuca, Hidalgo
Viernes 10 de abril de 2015.

Rate this item
(0 votes)

1 comment

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter