Martha Miranda Muñoz, del ICGDE-BUAP, señaló que “es necesario crear políticas públicas que reconcilien el trabajo y la vida familiar de las mujeres” (Especial) Martha Miranda Muñoz, del ICGDE-BUAP, señaló que “es necesario crear políticas públicas que reconcilien el trabajo y la vida familiar de las mujeres” (Especial)

Puebla, Nuevo León, Coahuila y Querétaro son las entidades federativas con menor representación femenina en sus congresos locales

En materia de equidad de género, las políticas públicas en México no son suficientes para garantizar igualdad de oportunidades. Es necesario, además, articularlas con otras estrategias, opinó Martha Miranda Muñoz, académica del Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico (ICGDE) de la BUAP.

Aunque reconoce avances que estimulan la participación femenina en la vida política -como el 41 constitucional que establece que el 50 por ciento de las candidaturas de los partidos políticos estén conformadas por mujeres-, consideró que son esfuerzos aislados que no comprenden la problemática. “Es necesario crear políticas públicas que reconcilien el trabajo y la vida familiar. En este sentido aún hace falta mucho camino por recorrer”, precisó.

Pese a que el artículo 41 establece el mismo número de candidatos por género, de los 128 integrantes de la LXII Legislatura del Senado de la República, sólo el 34 por ciento son mujeres (44), mientras que el resto son hombres (84). La misma situación se manifiesta en la Cámara de Diputados, donde el 37 por ciento de sus integrantes son mujeres (185 de 500).

Las entidades federativas no son la excepción. De acuerdo con datos del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género, de la Cámara de Diputados, el estado con mayor participación femenina dentro de su congreso local es Tabasco, con 42 por ciento de representación.

Este informe titulado Participación política de las mujeres 2014 señala que existen estados como Puebla, Nuevo León, Coahuila y Querétaro, en cuyos congresos locales la representación femenina no supera el 15 por ciento (14.6, 14, 12 y 8 por ciento, respectivamente). Además se menciona que existen entidades como Baja California y Quintana Roo que no cuentan con presencia de mujeres en las decisiones municipales.

Para la también coordinadora del Centro de Estudios sobre Desarrollo Estratégico del ICGDE, “no se trata sólo de proponer el mismo número de espacios. Más bien, se deben generar los mecanismos y las condiciones para que realmente se tengan las mismas oportunidades en el momento que la mujer decida trabajar”.

“Los esfuerzos de la política de equidad también deben ir de la mano de mecanismos que permitan que las familias sigan contando con el cuidado y la atención que tradicionalmente la mujer proporciona y que, por los cambios sociales y económicos, ha dejado de hacer”.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las mexicanas dedican cuatro horas diarias más al trabajo no remunerado que los hombres –por los roles tradicionales de género. Según datos del segundo trimestre de 2012, de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del 43 por ciento de las que forman parte de la Población Económicamente Activa, poco más del 90 por ciento combina sus actividades de trabajo y estudio con quehaceres domésticos.

“Las políticas de equidad de género deben articularse con las políticas para la familia, pues son problemas estructurales que van muy de la mano. Hace falta ver los resultados en el entorno. Nuestras políticas actuales están desconectadas y se requiere integrarlas desde las distintas realidades de la mujer: la madre, el ama de casa, la cuidadora de sus padres o enfermos. Debe tratarse el tema fiscal, incluso, pues muchas de las mujeres realizan estas tareas sin recibir recompensa económica, a diferencia de otros países”, señaló.

La falta de empleo no es exclusiva de las mujeres

Sin duda, las mujeres tienen una menor participación laboral que los hombres, “su trabajo mayoritariamente es de tiempo parcial”. No obstante, es interesante mencionar que la falta de empleo no es exclusivo del género, pues incluso hoy en día el sector masculino carece de espacios para su desarrollo.

El principal problema para los gobiernos actuales es la falta de empleo, un fenómeno global que ya no sólo impacta a las mujeres, también afecta a los hombres, a los jóvenes o a las personas de la tercera edad. Dada esta problemática generalizada, el informe sobre el desarrollo mundial 2013, del Banco Mundial, fue nombrado como Empleos.

“Faltan trabajos dignos, pues los pocos que hay son subempleos, del tipo precario o de aquellos que no permiten la creatividad y el desarrollo del potencial humano”, comentó la investigadora, quien ejemplificó lo anterior con el caso de la Primavera árabe: “gente con dos o tres licenciaturas y posgrados que no encuentran trabajo”.

Apuntó que “la falta de empleo era un problema tradicionalmente asociado a las mujeres, pero dadas las circunstancias actuales, pasó a ser de todos”.

La educación como instrumento para el empoderamiento femenino

Martha Miranda Muñoz, académica del ICGDE-BUAP, indicó que para generar las mismas condiciones de participación política e incidencia social entre hombres y mujeres la educación universitaria es la clave.

No obstante el gran avance en materia educativa, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), de 2013, dos terceras partes de los 875 millones de adultos analfabetas del mundo son mujeres.

Aunado a esto, y pese a que las mujeres tienen mayores tasas de titulación universitaria que los hombres (21 y 18 por ciento, respectivamente), y que concluyen sus estudios con mejores calificaciones, antes de cumplir 30 años de edad, van a estar ganando 10 por ciento menos que ellos.

Aun así, “educarse y seguir educándose es la respuesta para que muchas mujeres puedan insertarse al mundo laboral. El compromiso, la responsabilidad y la ética profesional son otros elementos importantes para el mundo de hoy, pero esto no sólo compete a las mujeres”, concluyó.

Puebl@Media/ BUAP
Ciudad de Puebla, Mx.
Martes 24 de marzo de 2015.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter