EU se despide de la guerra de Afganistán por la puerta de atrás

Aunque EU ha logrado estabilizar Afganistán, no ha conseguido establecer más que una fachada de democracia en un país que nunca la ha tenido. (Archivo) Aunque EU ha logrado estabilizar Afganistán, no ha conseguido establecer más que una fachada de democracia en un país que nunca la ha tenido. (Archivo)

Estados Unidos todavía mantiene 15.000 soldados en Irak y Afganistán

Estados Unidos ha dado por concluida oficialmente la guerra más larga de su historia. Oficialmente ha durado 13 años, Dos meses, tres semanas, y un día. Así lo anunció Barack Obama el domingo desde su retiro vacacional en el archipiélago de Hawai.

Eso sí, el presidente estadounidense se cuidó mucho de repetir el catastrófico ejercicio de relaciones públicas de su predecesor, George W. Bush, cuando declaró el final de las operaciones militares en Irak el 1 de mayo de 2003 en el portaaviones Abraham Lincoln bajo una enorme pancarta que decía 'Misión Cumplida'. El lugar de ello, Obama se limitó a emitir un breve comunicado, en el que admitía que "Afganistán sigue siendo un lugar peligroso".

Obama ha insistido en que ha logrado "un final responsable" de este conflicto. Es otra forma de marcar las diferencias con respecto a su predecesor. Entretanto, en Kabul, las fuerzas de la coalición internacional celebraban una modesta ceremonia para conmemorar el teórico fin del conflicto.

El final del conflicto ha pasado completamente desapercibido para la opinión pública y los medios de comunicación de Estados Unidos. En realidad es un final de conflicto impreciso. Tal y como reconoció Obama, Estados Unidos todavía mantiene 15.000 soldados en Irak y Afganistán. Eso es el 9% de las tropas destacadas en ambos países hace seis años, cuando el presidente juró el cargo por primera vez. Sin embargo, los planes de Obama de desvincular a Estados Unidos de todo lo que sea el desierto han saltado por los aires desde entonces.

El propio presidente ha dado marcha atrás en Irak, donde ha tenido que volver a enviar soldados, que oficialmente no están, sin embargo, llevando a cabo operaciones de combate directas. En Afganistán, sin embargo, Obama no ha hilado tan fino. Al final, queda un contingente 'residual' de cerca de 5.000 soldados, que podrían doblarse en el futuro. Estados Unidos también ha hecho planes con vistas a una prolongación de su presencia en Afganistán menos hasta el año 2024.

En realidad, el fiasco de Irak con Obama, planea sobre el final de la guerra de Afganistán. En cierto sentido, Estados Unidos está llevando a cabo una campaña contra el Estado Islámico (IS) similar a medida que ha puesto en práctica contra los talibán afganos y sus aliados de Al Qaeda y otros grupos ultra fundamentalistas. Tal y como recordaba ayer Gayle Tzemach Lemmon, del 'think tank' Consejo de Relaciones Exteriores, EEUU está actuando directamente contra el IS en Irak, pero no en Siria, donde se está limitando a llevar ataques aéreos. Es, más o menos, lo mismo que ha tenido que hacer en Afganistán, -donde están las bases de los talibán- a ataques con aviones no tripulados para descabezar a las organizaciones fundamentalistas.

La permanencia de esos soldados, que estarán acompañados militares de la OTAN, va hacer, al menos, que Washington no se olvide de Afganistán como se olvidó de Irak tras su retirada en 2011. En realidad, el conflicto afgano siempre ha ocupado un papel muy secundario en la opinión pública de Estados Unidos, sobre todo si se lo compara con Irak. Aunque eso se debe en parte al menor número de bajas mortales -en Irak fallecieron casi el doble de militares- lo cierto es que Afganistán nunca ha sido un conflicto en el que Estados Unidos nunca ha sentido que se jugaba demasiado. Irak, geográficamente, es central en Oriente medio, tiene unas de las mayores reservas petroleras del mundo; y puede ser una pieza clave en las relaciones con Irán, Israel, y Arabia Saudí. Sin embargo, Afganistán, es, como declarado el ex asesor de George W. Bush, Eliot Cohen a EL MUNDO, "un lugar en el que nunca pensamos que íbamos a ir a hacer la guerra".

Así, Estados Unidos, aunque ha logrado estabilizar Afganistán, no ha logrado establecer más que una fachada de democracia en un país que nunca la tenido, y en el que de sus últimos 10 jefes de Estado, seis murieron asesinados, uno en el exilio, y de los tres que no encontraron un final violento, otro más -el mulá Omar, el jefe de los talibán- lleva 13 años en paradero desconocido.

El Mundo
Pablo Pardo
Especial para Washington
Martes 30/diciembre /2014.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter