Juan Carlos I sacó 100.000 euros al mes en billetes de su cuenta suiza entre 2008 y 2012 Featured

 Juan Carlos I dio al banco suizo la dirección de Zarzuela para manejar el dinero saudí. Montaje: EC. Juan Carlos I dio al banco suizo la dirección de Zarzuela para manejar el dinero saudí. Montaje: EC.


Los movimientos de la cuenta de Ginebra que usó el monarca para ocultar los 64,8 millones de Arabia Saudí reflejan continuas retiradas de efectivo que sirvieron para cubrir gastos de toda la familia real

El rey Juan Carlos hizo retiradas de efectivo durante años de la cuenta de Ginebra (Suiza) que usó para esconder los 64,8 millones de euros de Arabia Saudí. Los movimientos de ese depósito, abierto a nombre de la sociedad instrumental panameña Lucum Foundation, reflejan continuas salidas de fondos por importes que superan los 100.000 euros mensuales, según consta en documentación contable a la que ha tenido acceso El Confidencial. Las operaciones se produjeron al menos entre 2008 y 2012. El monarca habría usado el dinero para sufragar gastos no declarados de toda la familia real.

La transferencia del rey Abdulá de Arabia Saudí entró en la cuenta número 505523 del banco Mirabaud el 8 de agosto de 2008. Solo unas semanas después, el depósito registró las primeras salidas para abonar los honorarios profesionales de Dante Canonica y Arturo Fasana, los dos gestores suizos a los que recurrió el Rey emérito para tratar de camuflar su relación con esa fortuna mediante una estructura 'offshore' con ramificaciones en Centroamérica.

Tras esas transacciones iniciales, el Rey emérito empezó a retirar fondos de forma periódica. El 12 de enero de 2009, sacó 207.000 euros para hacer frente a supuestos “gastos personales”. El 11 de marzo de 2009, salieron de la cuenta con el mismo concepto de “gastos personales” 299.960 francos suizos (unos 205.000 euros al cambio de la época). Dos semanas después, el 23 de marzo, fue anotado un reintegro de 105.000 euros. Y el 17 de junio del mismo año, Juan Carlos I se llevó otros 209.000 euros, nuevamente, para “gastos personales”, según recoge la documentación a la que ha tenido acceso este diario.

Un recibo de 250.000 euros con su firma

La mecánica se repitió en los años siguientes. Ninguna de esas disposiciones de efectivo fue declarada a la Hacienda española. La única entrada que consta en la cuenta de Lucum, además del ingreso inicial de Arabia Saudí, es otra transferencia recibida del rey de Baréin, Hamad bin Isa Al Khalifa, por importe de 1,9 millones de dólares (1,4 millones de euros aproximadamente en ese momento). El resto de operaciones reflejadas en el balance del depósito son retiradas de dinero en ventanilla. Una vez llegaba a sus manos, los billetes eran usados por el conjunto de los miembros de Zarzuela para pagar regalos, viajes, consumiciones y otros caprichos.

El ejercicio 2010 es quizás el más paradigmático en la vida de la cuenta. El 2 de febrero se esfumaron de la cuenta 250.000 euros. Un documento demuestra que Juan Carlos I firmó al día siguiente un recibo para dejar constancia de la entrega de esa cuantía. Dos meses después, el monarca cogió otros 250.000 euros. Lo mismo ocurrió el 14 de junio de ese mismo año. Por su parte, el 27 de octubre se produjeron dos reintegros, uno de 200.000 euros y otro de 60.000 dólares (unos 47.000 euros).

1,5 millones en efectivo en un solo año

Solo cinco semanas después, el 1 de diciembre de 2010, el Rey emérito reclamó otros 200.000 euros. Y el 16 de diciembre, ocho días antes de su tradicional discurso de Navidad, sacó de la oficina de Mirabaud en Ginebra otros 388.000 francos suizos (303.000 euros al cambio), una de las cifras más altas de los registros del depósito. Es decir, que solo en 2010, la máxima autoridad de España durante 39 años dispuso de 1,5 millones de euros opacos. O lo que es igual, 125.000 euros en 'cash' al mes, una cantidad similar a los 140.000 euros de dotación que tuvo asignados en los presupuestos de 2010 para todo ese año.

El monarca abrió una cuenta en 2008 y un día después recibió los 65 millones de Arabia. Pese a usar una empresa panameña como titular, dio la dirección de su residencia oficial en Madrid

El jefe del Estado hasta 2014 siguió tirando de las transferencias de Arabia Saudí y Baréin en los meses siguientes en un goteo interminable, a juzgar por los datos. El 26 de enero de 2011, fueron retirados de la cuenta 300.000 euros. El 25 de marzo de 2011, se produjo un reintegro de 150.000 euros, otro de 50.000 dólares (35.400 euros) y un tercero de 50.000 francos suizos (38.700 euros).

El Rey emérito volvió a sacar dinero el 13 de mayo de 2011 en una operación que dejó más rastro. Un gestor de Mirabaud reflejó en un documento interno al que ha tenido acceso este diario que habían recibido una llamada telefónica para advertirles de que ese día pasaría por su oficina en la capital helvética una persona autorizada por el monarca para recoger 250.000 euros. “El montante retirado será utilizado para uso personal del beneficiario, según sus necesidades”, anotó el empleado de la entidad suiza. En el dosier de la cuenta también figura un recibo de retirada de ese importe con el logotipo de Mirabaud y la fecha de 13 de mayo de 2011.

En julio y septiembre de 2011, el Rey efectuó de nuevo retiradas, y así continuó hasta junio de 2012, dos meses después de que se disculpara públicamente en unas declaraciones históricas por su accidente en Botsuana. Tras ese escándalo, el banco trasladó al monarca su incomodidad por la existencia de la cuenta. Juan Carlos I optó entonces por transferirle los aproximadamente 60 millones de euros que quedaban en la entidad a su entonces pareja, Corinna Larsen, en concepto de donación. Después, Canonica y Fasana cerraron el depósito y disolvieron Lucum Foundation.

Los estatutos privados de Lucum

El antiguo jefe del Estado no volvió a tener noticias de la cuenta hasta el verano de 2018, cuando un fiscal del cantón de Ginebra, Yves Bertossa, abrió una investigación ante la sospecha de que el Rey había utilizado el sistema financiero helvético para blanquear supuestamente comisiones por la adjudicación del proyecto saudí del AVE a La Meca a un consorcio de empresas españolas, aunque en los últimos meses ha ganado fuerza la tesis de que los 64,8 millones de Arabia Saudí fueron en realidad una contraprestación por su labor de lobby para lavar la imagen internacional de una de las peores dictaduras del mundo.

En cualquier caso, esas pesquisas han acabado aflorando los movimientos de dinero en efectivo de Juan Carlos I. También han servido para localizar los estatutos internos de Lucum Foundation, en los que aparecen el emérito como primer beneficiario y Felipe VI como segundo. Las actas incluían una cláusula para tratar de evitar disputas en el seno de Zarzuela por el control de los activos de la sociedad instrumental.

En paralelo, la Fiscalía Anticorrupción estaba instruyendo su propia investigación sobre la adjudicación de esa infraestructura. Hace un mes, la Fiscalía del Tribunal Supremo decidió reclamar el caso por la acumulación de indicios que apuntan igualmente a Juan Carlos I. Los representantes del Ministerio Público en el alto tribunal recibieron la semana pasada parte de la causa que dirige el fiscal Bertossa, pero aún faltan documentos por remitir.

El Confidencial
José María Olmo
Madrid, España
Viernes 10 de julio de 2020.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter