Higa sí es accionista de las empresas que construyen el MIB

 Por “financiar” el Museo Internacional del Barroco, 312 millones de pesos anuales a Hinojosa y Hank por más de 23 años. (Especial). Por “financiar” el Museo Internacional del Barroco, 312 millones de pesos anuales a Hinojosa y Hank por más de 23 años. (Especial).

El Grupo Higa, del empresario Hinojosa Cantú, es el que “vendió” la llamada “casa blanca” de  Peña Nieto y la mansión de Luis Videgaray.

La misma y única empresa que se postuló como parte de un consorcio internacional para ganar la licitación de la construcción del tren de alta velocidad México–Querétaro –que luego fue sospechosamente revocada–, también resultó ganadora de la licitación para edificar el Museo Internacional del Barroco (MIB), un proyecto que impulsa el gobernador panista Rafael Moreno Valle Rosas, que está valuado en 7 mil 280 millones de pesos.

Se trata del Grupo Higa, propiedad del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, el mismo que construyó y ostenta la posesión de la llamada “casa blanca” de la familia del presidente Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con lo publicado en diversos medios de comunicación nacionales, el Grupo Higa ganó en septiembre de este año la licitación para uno de los proyectos museísticos más importantes de los últimos años en México, que causará una deuda pública de más de 23 años para el estado de Puebla.

En dichos medios –como el sitio electrónico Aristegui Noticias y el diario Reforma– se señala que el consorcio ganador de la licitación está integrado por Concretos y Obra Civil del Pacífico, una empresa filial de Higa, así como por La Peninsular, una constructora de Carlos Hank Rohn; Promotora de Cultura Yaxché, también del grupo de Hank, y Operadora y Administración Técnica Sociedad Anónima.

En pasados días el portal de noticias sinembargo.mx también confirmó que Armando Hinojosa Cantú, propietario del Grupo Higa, es accionista de Concretos y Obra Civil del Pacífico, filial de Hermes, empresa que conforme a lo asegurado por el propio gobernador Moreno Valle será la encargada de realizar la obra.

Primera y segunda licitación

El 28 de agosto, en el inicio de la construcción del MIB, el gobierno estatal no hizo público el nombre de la empresa que tendría a su cargo la construcción, equipamiento y operación del museo por un periodo de 23 años.

Frente a las cámaras de televisión –las únicas que tuvieron posibilidad de entrevistarlo– el gobernador Rafael Moreno Valle no dio a conocer que el ganador de la licitación había sido el consorcio formado por Concretos y Obra Civil del Pacífico, La Peninsular, Promotora de Cultura Yaxché y Operadora y Administración Técnica Sociedad Anónima.

Dicho resultado fue dado a conocer semanas después de que la primera convocatoria se declarara desierta y en la que participaron las empresas Prodemex–Promotora y Desarrolladora Mexicana de Infraestructura, Marhnos Turismo, Abengoa México, Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario, Tradeco Infraestructura y La Peninsular.

Aquella primera licitación se declaró desierta luego de que las constructoras participantes se desistieron de presentar propuestas, al acusar al gobierno estatal de negar información técnica y las garantías de pago, así como de reducir los tiempos para la construcción del museo de 20 a sólo 12 meses.

En aquella ocasión, el Grupo Marhnos Turismo cuestionó que el museo estuviera diseñado bajo el esquema de Asociaciones Público Privadas (APP), y que un requisito necesario fuera tener experiencia en este esquema

“En nuestro país solamente hay un museo diseñado, construido y que opera bajo el esquema APP, por lo que se favorece a una empresa en particular, con desventajas a empresas que hayan realizado proyectos APP de otra naturaleza”, reclamó Marhnos.

Sin embargo, la petición de Marhnos fue rechazada, al igual que la sugerencia de ampliar de 12 a 20 meses el plazo de construcción.

“No es una estructura convencional, será un edificio emblema, único e irrepetible, que requiere procesos especiales y mayor tiempo para su planeación y ejecución”, alegó la firma perteneciente a Banamex.

Un solo postor no es licitación

La licitación del tren de alta velocidad México–Querétaro fue para el único consorcio que presentó una oferta a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, valuada en 50 mil 820 millones de pesos.

Se trató del grupo integrado por las empresas GIA+A, de Hipólito Gerard, cuñado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari; Constructora Teya, de Juan Armando Hinojosa Cantú; Prodemex, de Olegario Vázquez; GHP Infraestructura Mexicana, y los expertos China Railway Construction Corporation International, CSR Corporation Limited y la francesa Systra, filial del Sistema Nacional de Ferrocarriles de Francia.

Del mismo modo, el Museo Internacional del Barroco fue para el único consorcio que “ganó” la segunda licitación sin que existieran otras empresas en la pugna.

Como ya se dijo, se trató del grupo integrado por Concretos y Obra Civil del Pacífico, una empresa filial de Higa, así como por La Peninsular, una constructora de Carlos Hank Rohn; Promotora de Cultura Yaxché, también del grupo de Hank, y Operadora y Administración Técnica Sociedad Anónima.

La misma fórmula ha sido aplicada por la firma Concretos y Obra Civil del Pacífico, la empresa filial de Higa que se hará cargo del MIB, la cual también “ganó” el contrato por 3 mil 400 millones de dólares para construir el acueducto más extenso de América Latina, conocido como Monterrey VI, según hizo constar el diario The Wall Street Journal en pasados días.

Asimismo, esta filial –que es de los brazos públicos más conocidos del grupo Higa– adquirió por adjudicación directa la remodelación del hangar presidencial.

En el noticiero de Carmen Aristegui, el vocero de la presidencia, Eduardo Sánchez, dijo que Grupo Higa lo adquirió por adjudicación directa, porque fue la empresa que argumentó tener experiencia en aeronáutica.

“Se trata de una instalación de seguridad nacional que tiene que ver dónde están albergados los aviones que utiliza el primer mandatario; no es un obra que tiene que ser manejada por cualquier persona”, dijo.

312 millones de pesos anuales a Hinojosa y Hank por más de 23 años

El consorcio ganador de los empresarios Juan Armando Hinojosa Cantú y Carlos Hank González aportará 560 millones de pesos a un fideicomiso que servirá para el proyecto museográfico –el cual cuesta 260 millones–, el acervo del museo, seguros, transporte, curaduría y organización de dos exhibiciones temporales inaugurales.
Por dichos servicios el consorcio cobrará más 312 millones de pesos de contraprestación anual máxima, que se extenderán por más de 23 años dando un monto de 7 mil 280 millones de pesos, que se pagarán por prestar servicios como atención al usuario, limpieza, almacén, mantenimiento, seguridad y apoyo a actividades museográficas.

Destaca que la construcción del MIB, ubicado en 18 mil metros cuadrados en un predio de alta plusvalía en la ciudad, también contó con 500 millones de pesos del Fondo Nacional de Infraestructura administrado por Banobras, y con otros 500 millones de pesos que entregó el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, un montó que no fue autorizado por la Cámara de Diputados ni considerado en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

La Jornada de Oriente
Paula Carrizosa
Ciudad de Puebla
Jueves 25 de diciembre de 2014.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter