Arturo Trejo, un corazón siempre a la izquierda

Lamentamos el sensible fallecimiento del poeta, narrador, cronista y ensayista Arturo Trejo Villafuerte, quien concebía a la poesía como un camino de vida. (Especial) Lamentamos el sensible fallecimiento del poeta, narrador, cronista y ensayista Arturo Trejo Villafuerte, quien concebía a la poesía como un camino de vida. (Especial)


Eduardo Villegas


Ciudad de México.- El 13 de mayo falleció el narrador Arturo Trejo Villafuerte, quien empezó a comentar sobre los vericuetos del rock en la época en que era una materia prohibida en el país. Después, y casi al parejo, vino la poesía. Hoy no está ya más con nosotros. Su amigo, el poeta y editor Eduardo Villegas Guevara, nos entregó esta sentida despedida al autor de más de 80 libros… El escritor expresa: “A veces estoy preparado para la tristeza, pero ayer (el 13 de mayo) fue un día desafortunado: la tristeza me cayó de sopetón. Falleció Arturo Trejo Villafuerte (Ixmiquilpan, Hidalgo, 1953 / Bondojito, Ciudad de México, 2020): su corazón no tuvo fuerzas para un latido más.

“Las ausencias siempre duelen y da lo mismo tanto si es un dolor en solitario como si se trata de un dolor compartido por muchos.

“Durante el día me llamaron amigos para darme un abrazo, que me reconfortó a medias, aunque el abrazo era para Tisbe y Trilce, sus hijas. Claro que a muchos nos está doliendo desde ya la ausencia del poeta.

“El buen Arthur siempre será reconocido como poeta, aunque practicó muchos oficios más. Hoy (14 de mayo), lo están velando sus seres queridos y yo solo quiero recordarlo como el hombre incansable que fue.

” Mester de hotelería “Hace muchos años, claro está, llegó a la Casa de la Cultura de Nezahualcóyotl, un páramo entonces, a presentar su plaqueta de poemas A quien pueda interesar y le solicité una dedicatoria para el Idiota, un apodo que deseaba perpetuar en mis libros, se negó con esa gentileza enorme que traía encima; le puso para el Sincero. Así que disfruté y conocí su segunda obra publicada.

“La primera sería un libro colectivo: Doce modos, donde se podían leer algunos de sus poemas, los surgidos en esa aventura del Taposin (taller de poesía sintética) en la Universidad Nacional Autónoma de México, que protagonizó al lado de José Buil, Emiliano Pérez Cruz, Víctor M Navarro y otros tantos más.

“Los jóvenes de ese entonces leíamos con ilusiones desaforados su sensacional Mester de hotelería, afincado en la tradición poética y con ambas manos en las caricias contemporáneas. Años más tarde, nuestro amigo Severino Salazar le pediría permiso para escribir un Mester de jotería, obvio.

“Arturo Trejo se sintió halagado, pero hizo la aclaración de que la tradición poética no requiere de permisos sino trabajos. Un chistecillo, medio albur y medio calambur; entre Severino y Arturo: Para los amigos, todo; para los enemigos, toda. Y Severino sonriendo, ‘¡ay, Arthur!’, ‘¿y no puedes hacer algunas excepciones?’”.

“Otro libro entrañable para Arturo lo fue Malas compañías, editado en Zacatecas, a donde le encantaba viajar y publicar de manera constante. Y siempre estuvo escribiendo poemas para cuanta antología le ofrecieran. Fue solidario con mis compilaciones y apareció en Soles de abril, en Alas de lluvia, en Sueños al viento y muchas otras publicaciones más.

“Durante mucho tiempo, tuve la primicia de leer sus poemas recién terminados y de ver cómo se acomodaban en pequeños, pero deliciosos, libros. Así fue hasta el año pasado, cuando pude editarle dos de sus últimos libros: Dieciocho inútiles poemas de amor para ti, para ella o para nadie, donde su musa perenne (la mujer amada) se transformó en una anforita etrusca de singulares formas amatorias “Luego vendrían sus Diecinueve útiles poemas de luz y sombra, donde la musa, triste y casi con certeza absoluta, se alejaba del horizonte del poeta.

“Hace unas cuantas semanas, con motivo del Día Internacional del Libro y de los Derechos de Autor, pudimos sacar de la imprenta Donde la piel (Poemas amorosos), que contiene un prólogo incitador y ahí nos reunimos varios de sus amigos a celebrar la vida con versos sencillos, pero llenos de vida.

“Arturo lo tuvo en sus manos y quedamos de llevarlo a sus lectores en cuanto el confinamiento lo permitiera.

“La tarea no será sencilla, pues lo haré solo. Él seducía en cada lectura con humor e insinuaciones y cada presentación literaria le servía para convocar a nuevos lectores. Yo he sido muy parco y solo me dedicaba a acompañarlo y le editaba sus libros.”

“Él seducía en cada lectura con humor e insinuaciones y cada presentación literaria le servía para convocar a nuevos lectores”

Eduardo Villegas
Poeta y editor

Notimex
Eduardo Villegas
Ciudad de México
Martes 26 de mayo de 2020.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter