El viaje a esquiar que contagió a miembros de la élite mexicana Featured

15 Abr 2020
270 times
Un grupo de turistas en Vail, ColoradoANDY CROSS / GETTY IMAGES Un grupo de turistas en Vail, ColoradoANDY CROSS / GETTY IMAGES


Miembros de la cúpula empresarial del país se contagiaron en las pistas de Colorado: el presidente de la Bolsa falleció el domingo y un alto consejero se encuentra en estado grave


La historia del coronavirus se escribe en los hospitales de medio mundo, convertidos en zonas de guerra, pero también en fiestas y elegantes estaciones de esquí. En Europa, la estación tirolesa de Ischl, se convirtió en un importante propagador del virus por el continente europeo cuando a finales de febrero parte de la élite económica del continente se juntó en sus pistas y bares. Noruega, Dinamarca, Islandia o Alemania han rastreado hasta medio millar de contagios vinculados con la localidad austriaca. En el caso de México, ocurrió algo similar con las pistas de esquí de Colorado.

El registro de los casos confirmados señala que hasta el 22 de febrero, cuando un vuelo comercial trajo de Italia a un profesor de Mazatlán, el resto de contagios entraron al país en vuelos privados desde la estación de Vail. Los vuelos siguieron en días sucesivos coincidiendo con el campeonato de Snowboard en Colorado, incluidos dos chárter con casi 400 mexicanos de los que 50 dieron positivo en las pruebas.

En uno de esos vuelos privados aterrizó el 8 de marzo parte de la cúpula empresarial y financiera del país después de pasar sus vacaciones en Vail. Hasta ese domingo, el coronavirus era todavía algo ajeno que sucedía en China y que se trataba en la sección de Internacional de los periódicos. Sin embargo, esa tarde aterrizó en Toluca el empresario José Kuri (71), primo de Carlos Slim y consejero del Banco Inbursa; Jaime Ruíz Sacristán (70), presidente de la Bolsa Mexicana; y Tony Peña Rivero (57), representante de Audi y Porsche que bajó en Monterrey. Viajaron juntos en el mismo avión y un mes después Kuri sigue en estado grave, Sacristán falleció el domingo y Peña Rivero fue dado de alta.

La voracidad del virus del que hasta entonces se desconocía todo, extendió el temor entre la cúpula financiera del país después de que el Banco de México confirmara que uno de sus consejeros también estaba contagiado. Miguel Ángel Díaz, director general de Sistema de Pagos e Infraestructura de Mercado, no estuvo esquiando ni con el fallecido Sacristán, pero participó en la Convención Bancaria del 12 y 13 de marzo en Acapulco, un importante encuentro anual, al que asistió el presidente, Andrés Manuel López Obrador, y el Secretario de Hacienda y donde los principales banqueros, políticos y economistas del país conviven de manera relajada durante un fin de semana. Las crónicas del día recogen que durante eso días hubo mucho gel antibacterial, pero ningún recato en los abrazos.

La estación de Vail, incrustada en las Montañas Rocosas de Colorado, es más que una estación de esquí. Es uno de los lugares favoritos de la élite latinoamericana para hacer deporte y socializar en un ambiente elegante y divertido entre quienes ya no quieren ir a Aspen. Construido con casas imitación al estilo del Tirol es habitual encontrarse en sus calles desde familias vinculadas a Donald Trump, como los hermanos Koch, a millonarios latinoamericanos. Precisamente muchos de los monitores son argentinos y están enfocados en quienes no hablan inglés y llegan de Miami, Brasil, Venezuela o México. Uno de los momentos estelares del día es el après-ski, las fiestas que se organizan al caer el sol en los bares de Vail.

También pasó por ahí otro empresario hoy contagiado, Juan Domingo Beckmann, un icono en la tierra del tequila. El dueño de José Cuervo, el tequila más vendido en el mundo, reconoció el 18 de marzo que él y su esposa, Laura Laviada, se contagiaron con el coronavirus tras pasar por Vail. La pareja ni siquiera terminó de esquiar cuando comenzó a tener dolores de cabeza y fiebre.

El día que Beckmann hizo público su contagio, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, reveló que otros 400 jaliscienses habían viajado a Vail en dos vuelos chárter. La agencia Panorama organiza desde hace 40 años estos viajes que tienen un costo de casi 6.000 dólares por seis días de nieve. “Pedimos absoluta responsabilidad. Tenemos que tomarlo en serio y quedarse en casa”, pidió Alfaro a los esquiadores después de saber que varios de ellos viajaron a sus casas de playa en Puerto Vallarta o Bahía de Banderas al volver.

Ese día Jalisco tenía 27 casos positivos y buscaba desesperadamente a todas y cada una de las personas que tuvieron contacto con los viajeros de Colorado. Este miércoles, Jalisco, cuarto lugar más afectado del país, contabilizó 159 casos y once fallecimientos, aunque la Secretaria de Salud espera que el número de contagios llegue a 15.000. Dos personas que forman parte de ese grupo de 400 esquiadores, rechazaron hablar con este periódico ante los ataques recibidos los últimos días en las redes sociales.

“Claro que el coronavirus ha provocado encono social”, dice Pablo Lemus, alcalde de Zapopan (PAN), sobre los esquiadores. “Pero el reproche no es que viajen a Vail, sino a todas esas familias de alto poder adquisitivo y bien informadas que sabiendo que venía de un foco de infección se movieron a sus viviendas en Puerto Vallarta, Manzanillo y Tapalpa”, señala Lemus a EL PAÍS. “No se dan cuenta que pueden contagiar al señor que le cobra la autopista o el de mantenimiento de sus albercas”, señala en entrevista telefónica. “Los pobladores de estos lugares ya han dicho que no son bienvenidos”, añade.

El repentino aterrizaje del coronavirus por donde menos se esperaba- desde Colorado- obligó a echar la vista atrás y revisar los grandes eventos en los que convivió la aristocracia tapatía. La polémica surgió cuando se supo que Beckmann celebró el 18 de febrero su cumpleaños en la localidad de Tequila. Una fiesta para 150 personas incluido el tenor español Plácido Domingo, donde se sirvió sopa de tortilla de entrante y filete de pescado o costilla (a elegir) de plato fuerte, describe a EL PAÍS un invitado que prefiere no ser identificado. “Plácido Domingo solo interpretó una canción, las mañanitas a Beckmann”, añade. Un mes después de aquello, el tenor fue ingresado en una clínica de Acapulco tras dar positivo en las pruebas.

Por las fechas, casi 30 días de diferencia entre la fiesta y el contagio de Plácido Domingo, no pudo ser durante el cumpleaños de Beckmann pero ha añadido más gasolina a la polémica después de que las autoridades denunciaran el irresponsable comportamiento de las élites tapatías que pasaron la cuarentena en sus casas de veraneo. El avión privado de Plácido Domingo, que llegó a Acapulco el 13 de marzo, lo hizo desde Nueva York, epicentro mundial del virus. No obstante, dos de los agentes que sellaron su pasaporte fueron puestos en cuarentena. No se les hizo pruebas rápidas a los trabajadores pero, según dijeron fuentes del aeropuerto a este periódico, el tenor aterrizó con síntomas de enfermedad.

El País
Jacobo García
Ciudad de México
Miércoles 15 de abril de 2020.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter