Gilda Melgar

        

Aunque amo comer, para mi fortuna jamás he desfogado mi estrés o desánimo a través de los alimentos.  Tal vez sólo un poquito sí con el chocolate, pues es verdad eso de que, con comer sólo unos 50 gramos de un amargo de calidad, nuestro cerebro se “resetea”.

Cuando la apatía o el aburrimiento me visitan, mi cura está en otra parte. Una que me hace reconectarme con la belleza de la vida casi al instante. Me refiero al arte en todas sus expresiones, aunque especialmente en la pintura y los objetos preciosos.

Así que esta semana en la que me sentí con exceso de realidad, corrí al museo más próximo en busca de inspiración y belleza: el de Culturas Populares de Coyoacán, sin saber que iba a encontrarme con la recién inaugurada exposición del gran Francisco Toledo –nuestro pintor vivo más importante–, en la que se presentan más de 600 piezas fruto de su prodigiosa e inagotable creatividad. (N de R. Toledo 1940-2019).

“Toledo ve” da cuenta de la obra prolífica del artista juchiteco a través de sus pinturas, artículos de la vida cotidiana, bocetos, prototipos, modelos, artesanías, joyería, objetos intervenidos y hasta piezas únicas elaboradas en papel, barro, vidrio, textiles, cobre, oro, plata y más.

Me llamó la atención el hecho de que las piezas no tienen ficha técnica, algo que al principio me desconcertó. Después, al enterarme de que la exposición está curada por el mismísimo artista, me sentí agradecida con él por dejarnos vivir su arte de la manera más pura y con nuestra propia interpretación.

Quizá por el hecho de que tengo prejuicios acerca del activismo político de Toledo en temas ecológicos e indígenas, me sorprendí sobremanera y muy gratamente por la exquisitez de su “gabinete de maravillas”, especialmente con los arte objeto, como el plato laqueado en negro con una incrustación de insecto en hoja de oro, o el espacio dedicado a los pisos de cerámica con patrones coloridos, algunos retro y otros más de inspiración japonesa. Y los rebozos oaxaqueños teñidos de añil o bordados delicadamente con objetos inesperados como las ligas.

Y qué decir del apartado de joyería. Quedé en shock con los collares y pulseras dedicados a la zoología de su tierra, donde abundan los diseños de saltamontes, peces, monos, alacranes, cocodrilos y hasta cucarachas. La peineta en plata con una pareja de carpas me robó el aliento y la orquídea bordada sobre lino con pistilo en hilos de oro me dejó ver un Toledo “preciosista” enamorado de su flora.

La esquina de cuadros sobre el “tomate”, intervenida con una caja llena de jitomates, me enamoró. ¡Cualquiera de ellos quedaría perfecto en mi comedor y junto a mi bodegón tropical de plátanos!

En una sala adjunta también se exhibe el trabajo de joyería en papel de la diseñadora Kiff Slemmons, colaboradora de Toledo en su cooperativa artesanal "Vista Hermosa", en Oaxaca. Piezas artesanales de alto impacto que demuestran cómo el artista de 79 años se reinventa incansablemente y mezcla como nadie sus causas sociales y el arte.

Obviamente, saliendo del museo caminé hasta el mercado para disfrutar de un chile en nogada en “La cocina de mi mamá”.

Y como se podrán imaginar, me sentí agradecida por poder admirar y disfrutar la belleza de la vida con todos mis sentidos, gracias a Toledo y mi plato preferido en el mes de mi cumple.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gilda Melgar

 Diplomada en Pastelería y Panadería. Gilda Melgar está siempre en busca del gozo culinario. Pone el ojo y el diente en nuevas propuestas para disfrutar y compartir su saber a través de los placeres de la mesa. A través de la literatura y del cine, evoca sensaciones y memorias gastronómicas que liga con sus recomendaciones.

Puebl@Media
Ena Gilda Melgar
Ciudad de México
Lunes 9 de septiembre de 2019.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter