Un admirable proyecto cojo


Jorge Zepeda Patterson


El presidente de México ya ha cambiado su narrativa para decir que lo importante no es el crecimiento sino el desarrollo social. Y en muchos sentidos tiene razón


Andrés Manuel López Obrador no llegó al poder gracias a sus conocimientos de economía, está claro, pero sí a su extraordinaria experiencia y habilidad política. No es de extrañar que el balance de su primer informe oficial como presidente de México arroje un resultado tan contrastante: aprobado en política, reprobado en economía. La pregunta de fondo es ¿cuánto puede avanzar un proyecto tan ambicioso como el de la Cuarta Transformación cuando una de las dos piernas flaquea de tal manera?

Que ha sido un éxito político no hay dudas. Su partido controla el Congreso, la oposición formal e informal está completamente desdibujada, sus niveles de aprobación popular rondan el 70%, el poder judicial se ha mostrado apabullado por sus presiones y los grandes empresarios han preferido ceder y hacer las paces que enfrentarlo. En suma, en pocos meses el nuevo presidente ha dado los golpes necesarios sobre la mesa para hacer ver al resto de los poderes y actores políticos que solo hay un soberano en el reino.

El problema es que el reino está en la inopia. Los pronósticos para este el año y el próximo atisban prácticamente un estancamiento. El nerviosismo comienza a extenderse. Estábamos acostumbrados a que el primer año de una nueva Administración fuese de atonía debido al reacomodo de cuadros y a la contracción del presupuesto atribuido a la transición; también se entiende que el contexto internacional y la volatilidad de los mercados (léase Trump) no han sido el mejor de los contextos. En ese sentido, había y hay razones para extender el beneficio de la duda al Gobierno de AMLO frente a los magros resultados.

Sin embargo, cada vez son más los indicadores que apuntan a la posibilidad de un período de vacas flacas más allá de lo coyuntural y, peor aún, que parte de las razones tendrían que ver con decisiones, o la falta de ellas, en materia económica por parte del nuevo Gobierno.

Lo cierto es que ante el propósito inicial de López Obrador de crecer 4% cada uno de los dos primeros años, ajustado después a 2%, hoy muchos analistas se darían por bien servidos si el país no incurre en tasas negativas. Un estancamiento es mejor que una recesión. Pero el estancamiento difícilmente prohijará bienestar.

La pregunta de fondo sería entonces ¿qué pasa con un proyecto político fuerte en el contexto de una situación económica débil? El presidente ya ha cambiado su narrativa para decir que lo importante no es el crecimiento sino el desarrollo social. Y en muchos sentidos tiene razón. Durante largos períodos tuvimos un crecimiento modesto, pero crecimiento al fin, que por desgracia no se tradujo en un beneficio para las grandes mayorías. En lo inmediato una mejor distribución y políticas públicas progresistas pueden mejorar el bienestar de la población. Pero al mediano y largo plazo el desarrollo social sin crecimiento económico está condenado al fracaso. Más allá de la coyuntura se trata de un asunto de recursos. Y allí está el caso de Cuba y de Venezuela, países dotados de una poderosa maquinaria política y de unas endebles estructuras económicas.

El crecimiento no basta para producir el bienestar de la población, pero sin él tampoco es posible. No es casual que las sociedades escandinavas sean el paradigma de los gobernantes que desean una comunidad próspera, han conseguido ambas cosas: una expansión material significativa y una envidiable distribución de los beneficios. O para decirlo en términos más crasos, es obvio que el dinero no proporciona la felicidad, pero qué difícil es conseguirla cuando se vive en la miseria.

Me parece que López Obrador está cada vez está más consciente de lo anterior. Sin aflojar en su empeño de dotarse de un poder presidencial cada vez más firme, ha comenzado a darse cuenta de que sin el involucramiento de la inversión privada y los mercados financieros su proyecto comenzará a desinflarse. El aparato de Estado mueve directamente apenas el 25% del PIB nacional y difícilmente podría aumentar tal proporción; en los tiempos de globalización y de interdependencia en que vivimos resultan prohibitiva las tentaciones encaminadas a expropiar empresas privadas u operar con monopolios estatales.

Fue significativa la presencia de los grandes capitanes del dinero en la ceremonia del informe de Gobierno, incluso de algunos que hasta hace unas semanas eran pluma de vomitar del presidente. Germán Larrea, el segundo hombre más rico de México y ferviente antilopezobradorista, fue uno de los invitados especiales.

Lo que sigue es un enigma. ¿Este ajuste en el timón será suficientemente rápido y flexible para evitar la tormenta económica que se nos viene? ¿Tales ajustes modificarán sustancialmente el proyecto social de AMLO? ¿O se trata simplemente de meros gestos conciliadores, pero huecos en esencia, que no cambiarán la desconfianza entre los dos sectores? ¿Cuán lejos llegará un loable proyecto aquejado de cojera?

@jorgezepedap

El País
Jorge Zepeda Patterson
Ciudad de México / Madrid
Miércoles 4 de agosto 2019.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter