China, a 20 años de Tiananmen Featured

 El cineasta Deng Chuanbin fue arrestado por tuitear una foto de un licor que en su etiqueta  alude a la matanza de 1989. Foto: Twitter @CHRDnet El cineasta Deng Chuanbin fue arrestado por tuitear una foto de un licor que en su etiqueta alude a la matanza de 1989. Foto: Twitter @CHRDnet


A 30 años de la masacre de Tiananmén, sigue la represión contra disidentes: ONG


Ginebra .- Aumenta la represión en China contra activistas y defensores de derechos humanos que se pronuncian sobre el trigésimo aniversario de la masacre de Tiananmén en la que, de acuerdo con diversas estimaciones, pudieron haber sido asesinadas en la madrugada del 4 de junio de 1989 hasta unas 10 mil personas, la mayoría jóvenes estudiantes.

“Treinta años después de la masacre de Tiananmén, las autoridades chinas no han reconocido la atrocidad ni han brindado justicia a las víctimas y sus familias”, afirmó Yaqiu Wang, investigador de China para Human Rights Watch (HRW).

 “Pero los intentos para encubrir los hechos de Tiananmén y la creciente represión en China han alimentado la determinación de los activistas de luchar por los derechos humanos”, destacó.

El investigador de HRW explica en su último informe que en el periodo previo al aniversario, las autoridades han estado en alerta máxima en todo el país para anticiparse a las conmemoraciones del evento y ofrece una lista con algunos ejemplos que han podido documentar.

Desde fines de mayo las autoridades han obligado a activistas de todo el país a abandonar sus ciudades de origen para evitar su concentración y los envían a una especie de “vacaciones” vigiladas. En Beijing, el 28 de mayo, el activista Hu Jia fue trasladado a Qinhuangdao, una ciudad portuaria a casi 200 millas de su casa en la capital china.

De igual manera las autoridades han puesto bajo arresto domiciliario o han restringido el movimiento y la comunicación de varios miembros de las Madres de Tiananmén, un grupo no gubernamental de familiares de víctimas de la masacre, incluido Zhang Xianling, de 81 años, y Ding Zilin, de 82, cuyos hijos fueron asesinados en la represión.

En abril de 2016, un tribunal de Sichuan dictó una sentencia de tres años y medio de prisión al activista Chen Bing. Chen, junto con Fu Hailu, Luo Fuyu y Zhang Jinyong, fueron detenidos en mayo de ese año por producir y vender un licor llamado “Eight Liquor Six Four”, un homófono para “89.6.4”, la fecha numérica de la masacre.

Chen sigue en prisión y los demás se encuentran en libertad condicional obligados a usar la pulsera electrónica en todo momento.

El polémico licor que recuerda la fecha del trágico suceso se ha convertido en un símbolo de protesta silenciosa en redes sociales y quienes desafían al gobierno posteando fotos con su etiqueta son acosados y muchos de ellos detenidos.

Es el caso del cineasta independiente Deng Chuanbin quien fue arrestado por la policía de Sichuan por tuitear una foto del licor en alusión a la masacre.

La detención de Deng Chuanbin es un claro ejemplo del aumento de la represión contra quienes no quieren enterrar en el olvido los hechos de Tiananmén y desafían al gobierno.

En entrevista con Proceso, Andy Cohen, director del documental Ximei, que narra la historia de una activista con HIV que lucha por los derechos de los pacientes contagiados de sida en la China rural, explica cómo ocurrieron los hechos.

“Como sabrás, el Partido Comunista hace grandes esfuerzos para evitar reavivar los recuerdos de los sucesos y el derramamiento de sangre de 1989, incluyendo la desaparición de sus ciudadanos por recordar el evento (Tiananmen) y los muertos (…) Parece que la represión se ha intensificado en este 30 aniversario’’, dijo Cohen.

Denunció que Deng Chuanbin (también conocido como Huang Huang), un activista y documentalista independiente de Yibin, Sichuan, fue arrestado el 17 de mayo de 2019 después de haber posteado la foto del polémico licor en su Twitter. Cohen expresó su preocupación por el destino de Deng quien además de ser camarógrafo del documental “Ximei”, también participó en el rodaje de “Human Flow” dirigida por el artista y disidente chino Ai Weiwei.

“La policía se llevó a Deng media hora después de que publicara la foto en línea; sus tres teléfonos, iPad, computadora portátil, computadora, cámaras y tarjetas de memoria, fueron todas confiscadas”, detalló.

Narró que el hijo de Deng le contó cómo se llevaron a su padre: “Me dijo que se despertó por algunos ruidos en la madrugada, cuando vio a su padre, le preguntó qué había pasado y le dijo que necesitaba salir, había un grupo de personas en su casa, algunos de ellos se fueron rodeando a Deng, otros estaban tomando video. Estaba muy asustado”.

Deng logró llamar a su esposa que trabaja en Guangdong, con el móvil del jefe de la estación de policía. “Le explicó que no regresaría a casa, la conversación duró alrededor de un minuto, él no le dijo lo que sucedió exactamente’’, reveló Cohen, quien indicó que su camarógrafo se encuentra en el centro de detención del distrito de Nanxi, ciudad de Yibin, provincia de Sichuan.

“Exigimos la liberación inmediata de Deng Chuanbin y de todos los presos de conciencia y pedimos a China que tenga el coraje de examinar su pasado. La protesta en la Plaza de Tiananmen es un hecho histórico. Los ciudadanos chinos tienen derecho a la historia, la memoria y la verdad”, urgió Cohen.

En este sentido, Proceso cuestionó a la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, por la escalada de represión contra activistas en esta fecha emblemática del calendario chino.

“La Oficina de Derechos Humanos de la ONU ha recibido información de que a un número de personas han sido detenidas y otras personas sometidas a amenazas o acoso en el contexto del 30 Aniversario de los sucesos de Tiananmen en junio de 1989’’, confirmó la portavoz del ACNUDH, Marta Hurtado.

“También ha habido acusaciones de aumento de la censura de diversos medios de comunicación, incluidos en línea. Nuestra oficina se encuentra en el proceso de intentar verificar estas acusaciones. Mientras tanto, hemos transmitido estos informes a las autoridades chinas para su atención, y hemos recomendado que aprovechen esta oportunidad para abordar estas cuestiones de forma constructiva, facilitando un espacio para un diálogo abierto y transparente, y mediante la aplicación de otras medidas para proteger y mejorar el pleno respeto de los derechos a la libertad de expresión y la libertad de reunión en China”, reveló.

Masacre de Tiananmen, el acontecimiento más censurado en internet chino

La masacre de Tiananmen sigue siendo uno de los temas más censurados en Internet chino. Un estudio de la Universidad de Toronto y la Universidad de Hong Kong de 2019 encontró que al menos 3 mil 237 palabras clave que hacen referencia a la masacre están censuradas.

En abril, las autoridades emitieron una directiva de censura que exigía a los sitios web quitar un video promocional de la compañía de cámaras Leica, que mostraba la famosa imagen “Tank Man”. En el mismo mes, una canción de Cantopop de 1990, “Human´s Path”, fue borrada de las tiendas de música en línea de China, incluida Apple Music, aunque las letras solo hacen referencia a Tiananmen de manera indirecta.

Según documenta HRW, mientras que Miao Deshun, la última persona que se sabe que fue encarcelada por su participación en las protestas a favor de la democracia de 1989, fue puesta en libertad en 2016, muchos otros participantes han sido reencarcelados por su continuo trabajo a favor de la democracia.

Es el caso de Liu Xianbin, quien era estudiante de la Universidad Renmin en Beijing cuando participó en las protestas en la Plaza de Tiananmén. En marzo de 2011, un tribunal de Sichuan lo condenó a 10 años de prisión por “incitar a la subversión” por publicar artículos críticos con el gobierno y organizar eventos en los que se discuten temas políticos. En 1991, Liu recibió una sentencia de 30 meses por cargos “contrarrevolucionarios” por protestar por la represión. Desde 1999 hasta 2008, Liu fue encarcelado por “incitar a la subversión” después de que trató de organizar el Partido de la Democracia de China.

Chen Wei participó en las protestas de Tiananmén cuando estudiaba en el Instituto de Tecnología de Pekín, por lo que estuvo preso hasta diciembre de 1990. En 2011, un tribunal de Sichuan lo condenó a nueve años de prisión por “incitar a la subversión” por sus artículos críticos de las autoridades chinas. De 1992 a 1997, Chen había cumplido cinco años de prisión por tratar de establecer el Partido de la Democracia de China.

También Chen Xi era trabajador administrativo en la Universidad Jinzhu en Guiyang, provincia de Guizhou en 1989. En apoyo del movimiento democrático a nivel nacional, estableció la Unión Patriótica y Democrática en Guiyang, por la cual fue encarcelado durante tres años. En 2011, Guizhou fue condenado a 10 años de prisión por “incitar a la subversión” por sus críticas pacíficas al Partido Comunista de China. Anteriormente, de 1995 a 2005, Chen cumplió 10 años de prisión por organizar el Partido de la Democracia de China.

En las protestas de Tiananmen Huang Qi era un hombre de negocios en Chengdu, participó en las protestas locales y brindó apoyo financiero a los manifestantes estudiantiles. Más tarde, Huang fundó el sitio web de derechos humanos 64 Tianwang. Ha estado detenido desde noviembre de 2016 por “filtrar ilegalmente secretos de estado en el extranjero”. Huang había sido encarcelado entre 2000 y 2005 por cargos de subversión y entre 2008 y 2011 por “mantener ilegalmente secretos de estado”. De acuerdo a lo investigado por HRW padece varias afecciones médicas y se le ha negado tratamiento adecuado.

El poeta Li Bifeng organizó protestas en 1989 en la ciudad Chengdu para apoyar a los estudiantes en Pekín. Posteriormente se le impuso una pena de cinco años de prisión por cargos “contrarrevolucionarios”. En 2013, un tribunal de Sichuan lo condenó a 10 años de prisión por dudosos cargos de “fraude contractual”. De 1998 a 2005, Li había cumplido siete años de prisión por cargos de fraude. Las organizaciones de derechos humanos creen que realmente fue procesado por informar a grupos internacionales de derechos humanos sobre la violenta dispersión por parte de la policía de protestas masivas de trabajadores en toda la provincia de Sichuan.

En 1989 Zhou Yongjun, estudiante de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China, fue un líder de las protestas en Tiananmen. Fue uno de los tres estudiantes fotografiados arrodillados en los escalones del Gran Palacio del Pueblo pidiendo a los líderes del Partido que inicien reformas políticas. Zhou fue posteriormente encarcelado durante dos años. En agosto de 2018, la policía de Guangxi detuvo a Zhou y lo acusó de “incitar a la subversión”. Anteriormente, estuvo tres años en un campo de reeducación a través del trabajo de 1998 a 2001, y cinco años en una prisión de Sichuan de 2010 a 2015 por cargos de fraude.

De igual forma Chen Shuqing, estudiante graduado en la Universidad de Hangzhou en la provincia de Zhejiang, participó en las protestas en la ciudad en 1989. Desde septiembre de 2014, Chen ha estado cumpliendo una condena de 10 años y medio después de haber sido condenado por “subversión”. Desde 2006 hasta 2010, cumplió cuatro años por “incitar a la subversión”. Ambas condenas se refieren a artículos en línea que publicó. criticando al partido comunista chino.

Estos son algunos de los casos que las organizaciones de derechos humanos han podido documentar sobre el pasaje negro de la historia china y la brutal represión contra quienes participaron en las protestas.

La masacre de Tiananmén fue precipitada por las reuniones pacíficas de estudiantes, trabajadores y otros ciudadanos en la Plaza de Tiananmén de Beijing y otras ciudades chinas en abril de 1989, que exigían la libertad de expresión, de manifestación y el fin de la corrupción. El gobierno liderado por Deng Xiaoping respondió a la intensificación de las protestas a fines de mayo de 1989 declarando la ley marcial.

De acuerdo con los telegramas que envió a su país el embajador británico Alan Donald al día siguiente de la masacre al menos 10 mil personas perdieron la vida el 4 de junio de 1989. Estas estimaciones coinciden con las publicadas por la revista Next que cifró el número exacto en 10, 454 y más de 40 mil heridos. No obstante, la Sociedad de la Cruz Roja China documentó 2 mil 700, pero para varios investigadores el número exacto de muertes permanecerá guardado en la memoria de los perpetradores.

Según el embajador británico, en total fueron “27 vehículos acorazados” los que abrieron fuego contra la multitud “antes de arrollarla”. El ataque, además, fue efectuado sin previo aviso. “Los estudiantes habían recibido la información de que tenían orden de abandonar la plaza, pero los tanques atacaron sólo cinco minutos después de que tuvieran conocimiento de ella”, escribió Donald narrando escenas desgarradoras.

Luego de la masacre de Tiananmén, el gobierno implementó una represión nacional y arrestó a miles de personas por “contrarrevolución” y otros cargos criminales, que incluyen la alteración del orden social, refieren ONG.

El gobierno chino nunca ha aceptado la responsabilidad de la masacre ni ha procesado legalmente a ningún funcionario por las muertes de civiles y de miles de jóvenes estudiantes.

Proceso
Gabriela Sotomayor
Ginebra, Suiza / México
Martes 4 de junio de 2019.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter