La economía es sociedad, energía, naturaleza, política... o no es


Rolando Cordera Campos

Este viernes, convocados por la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), nos reunimos en la Feria Internacional del Libro de Minería algunos de los autores del número 46 de ECONOMÍAunam, para comentarlo y promover su lectura. Gracias a la iniciativa de David Ibarra, quien preside su consejo editorial, 26 mexicanos ofrecieron sus ideas y experiencia para hacer de este volumen de la revista una auténtica Revista-Libro lleno de ideas y reflexiones valiosas sobre nuestro presente y porvenir. (Intervenimos en la FIL-Minería, David Ibarra, Francisco Suárez Dávila, Ramón Carlos Torres, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y quien esto escribe).

Reunidos bajo del retador título de Los retos de México, los autores abordaron algunos de los temas obligados de nuestra vapuleada economía política, del lento crecimiento de la economía por más de 30 años, a la perenne desigualdad que, junto con la pobreza y la vulnerabilidad masivas, define nuestra imagen y pinta nuestro futuro. Crecer más y mejor, con empleos dignos y un ambiente cuidado y protegido, sería así uno de los retos principales que los mexicanos de hoy encaran. La traída y llevada” Cuarta Transformación” tendrá que vérselas con estos retos primigenios y asumirlos como criterios de evaluación insoslayables.

Una de las virtudes de la revista, es haber podido atraer colaboraciones no económicas sin las cuales el inventario de retos y reflexiones sobre la realidad y su perspectiva quedaría trunco. Las incursiones de Julia Carabias, Diego Valadés, Sergio García Ramírez y José Woldenberg sobre y desde sus respectivas querencias y especialidades, dan cuenta de las complejidades y promesas que una economía política como la que se quiere practicar en ECONOMÍAunam tiene por delante.

La desigualdad y su persistencia, junto con la falta evidente de movilidad social, cruzan el panorama trazado en los diferentes artículos. Junto con la falta de un crecimiento económico socialmente satisfactorio por su capacidad incluyente y redistributiva, estos son los principales testigos de cargo contra la gran transformación de nuestra economía política intentada a fines del siglo pasado. También ponen en aprietos a la democracia y el pluralismo logrados en el mismo periodo, implantados, sin duda, en la ciudadanía emergente, como se mostró en la última elección del pasado mes de julio, pero hasta ahora incapaces de generar formas de gobierno y deliberación sensibles y responsables ante la injusticia social flagrante y el crecimiento económico mediocre que nos aquejan.

De esto y más tienen que hacerse cargo de la 4 T y el discurso renovador enarbolado por sus abanderados. La amenaza de una caída económica, que nos lleve a una recesión abierta, está con nosotros y a entender sus dimensiones y alcances debería abocarse el flamante consejo instalado el lunes pasado, dedicado a promover la inversión, el crecimiento y el empleo. Las variables cruciales de un desarrollo efectivo y promisorio.

ECONOMÍAunam y otras iniciativas similares deben servir para desatar una deliberación urgente sobre nuestra economía política y, como lo ha propuesto el Grupo Nuevo Curso de Desarrollo también de la UNAM, sobre un cambio en la orientación de la política económica prevaleciente. La economía y la política económica no son entelequias ni abstracciones privativas de minorías selectas. Son procesos sociales y políticos que nos involucran a todos, lo sepamos o no.

Que la mayoría se entere y haga cargo de sus dolorosas cargas, sobre todo cuando éstas se deciden por minorías, forma parte del encargo democrático en que nos hemos comprometido y el nuevo gobierno debe encabezar, ilustrar y promover. La economía no puede seguir en la impunidad que le permiten el enclaustramiento y la opacidad a los que se le ha remitido.

La Jornada
Rolando Cordera Campos
Ciudad de México
Lunes 15 de abril de 2019.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter