Tengamos o no la costumbre de comenzar el Año Nuevo con algunos propósitos, lo cierto es que el comienzo de un ciclo siempre se presta a las buenas intenciones de mejorar nuestra vida y, lo digamos o no, todos de alguna manera anhelamos contar con la voluntad necesaria para –ahora sí– romper con los malos hábitos, especialmente los relacionados con la salud.

Resulta que, al volver esta semana a la rutina normal, apenas me entero de cuál fue la “palabra del año” 2018, de acuerdo con el nombramiento que desde hace seis años emite la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), en España.

Se trata de "microplástico", palabra que designa “los pequeños fragmentos de plástico (menores de 5 milímetros) que, o bien se fabricaron ya con ese tamaño para ser empleados en productos de limpieza e higiene, o bien se han fragmentado de un plástico mayor (bolsas de la compra, envases de todo tipo…) durante su proceso de descomposición”.

“Su presencia en la arena de las playas, en los organismos de los animales y en la sal marina que consumimos o en el agua que bebemos…” obliga a imponer medidas para reducir el consumo de los plásticos.

Un estudio avalado por Greenpeace y la Universidad Nacional de Incheon (Corea), publicado en octubre pasado, concluyó que 90 por ciento de la sal comercial que consumimos –a nivel mundial– contiene “microplasticos” que pueden afectar la salud.

El autor, Kim Seung-Kyu, señala en su informe que “la ingestión humana de microplásticos a través de productos marinos está fuertemente relacionada con el consumo de plástico en una región determinada”.

Ya sabemos que tomar sal en exceso es dañino, pero que la mayoría de las marcas comerciales que consumimos contienen las sustancias tóxicas de los “microplásticos”, es algo de lo que apenas nos estamos enterando.

¿Cómo es posible que la sal –que pone sabor a nuestras vidas– resulte ahora aún más dañina?

En el mar la vida es más sabrosa y eso es, en gran parte, gracias al sabor de la sal en la arena, en las olas y en los pescados y mariscos.

Volviendo a mis anhelos de año nuevo, me pregunto si, además de diversificar mi dieta en cuanto a ingredientes y sabores, debería disminuir mi consumo de sal, y no sólo por los microplásticos.

Aunque no me considero una persona de gusto muy salado, creo que me sería muy difícil llevar una dieta cero sal.

La OMS recomienda un consumo diario de sal de no más de 5 gramos. De acuerdo con el informe de Greenpeace, si un adulto toma 10 gramos de sal al día, en un año estaría ingiriendo 2 mil microplásticos. Tan sólo a través de la sal.

Lo que aún no queda claro es cómo la presencia de esas sustancias tóxicas afecta la salud e impacta en otros seres vivos.

Lo cierto es que, además de la carne, los lácteos, las harinas y el azúcar, catalogados como alimentos dañinos para la salud, ahora resulta que, aunque no consumamos sal en exceso, hacerlo podría conllevar otros riesgos.

Entonces, ¿cómo le hacemos para ponerle “sal” a nuestra vida sin salar los alimentos?

Sustituyéndola con condimentos naturales como el ajonjolí o la pimienta, el jengibre o la cúrcuma, así como con plantas como la albahaca, el perejil, el orégano, el romero y el laurel. O incluyendo, especialmente en las ensaladas, unos trozos de cebolla, ajo, apio o ajís, los que también añaden un toque picante. En cuanto a los aliños, será mejor olvidarse del limón, ya que siempre lo asociamos con la sal, y en su lugar utilizar vinagre, incluso vinagre de arroz del que se usa para aliñar el arroz del sushi.

Justo el año pasado yo redescubrí la salvia. Los italianos nunca han dejado de usarla y otorga un gran sabor a las carnes y pastas. Pero también es perfecta para condimentar tomates, berenjenas o calabacitas.

Creo que hay varias opciones para evitarnos más riesgos de salud, ahora por la ingesta de sal comercial.

Algo bueno veo en esta nueva alarma: descubrir el verdadero sabor de las verduras y los vegetales, crear nuevas y únicas combinaciones de alimentos y, finalmente, la posibilidad de encontrar “la sal de la vida” en algo que no sea comestible, pero sí besable, quizás.

Que todos sus buenos anhelos de año nuevo se cumplan y les den muchas alegrías.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gilda Melgar

 Diplomada en Pastelería y Panadería. Gilda Melgar está siempre en busca del gozo culinario. Pone el ojo y el diente en nuevas propuestas para disfrutar y compartir su saber a través de los placeres de la mesa. A través de la literatura y del cine, evoca sensaciones y memorias gastronómicas que liga con sus recomendaciones.

Puebl@Media
Ena Gilda Melgar
Ciudad de México
Domingo 13 de enero de 2019.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter