Honduras vive una de sus peores crisis migratorias de su era democrática Featured

La caravana alcanzó dimensiones colosales con cerca de 7.000 personas que conforman un verdadero ejército de migrantes que buscan el sueño americano. (Agencias) La caravana alcanzó dimensiones colosales con cerca de 7.000 personas que conforman un verdadero ejército de migrantes que buscan el sueño americano. (Agencias)


 Tegucigalpa. -  Honduras vive una de sus peores crisis migratorias, la más álgida desde que el pequeño país latinoamericano retornó a la democracia en la década de 1980, tras férreos gobiernos militares y azotado por fenómenos naturales como el huracán Fifí en 1974, que dejó entre 3.000 y 10.000 víctimas y que obligó a muchas familias a huir del país.

Lo que parecía una tímida convocatoria de caminata hacia la frontera con Guatemala en redes sociales y grupos de WhatsApp, que inició con 160 personas la mañana del 12 de octubre, luego aumentó a 800 y al día siguiente a 1.200, acabó siendo una auténtica y azarosa aventura migrante de hondureños hacia el norte el continente, dejando detrás una vida de peligros, hambre, enfermedad y criminalización.

Ahora la caravana alcanzó dimensiones colosales con cerca de 7.000 personas que conforman un verdadero ejército de migrantes que buscan el sueño americano y que poco a poco ha sido mermada por el hambre, la enfermedad y la desilusión.

El tema migratorio cobra singular relevancia en Estados Unidos donde el 6 de noviembre se celebran elecciones de medio término y donde, sin duda, ambos partidos quieren sacar ventaja de la actual situación.

Donald Trump ha hecho lo imposible amenazando en Twitter a los gobernantes de Centroamérica con cortar la ayuda económica si no hacen algo al respecto y fortaleciendo su dura postura ante la inmigración.

Analistas consideran que el control republicano de la Cámara de Representantes, y quizás del Senado también, luce vulnerable ante las deprimentes imágenes en la frontera, que podrían incidir decisivamente en la campaña.

Al salir desde la localidad de San Pedro Sula el 13 de octubre, los migrantes eran impulsados por su deseo de alejarse de la pobreza y la violencia que sufren en su país de origen, según dijo a Xinhua, Bartolo Fuentes, un periodista y exdiputado del Partido Libertad y Refundación (Libre) quien está en el ojo del huracán y sobre quien pesa una seria acusación por organizar la caravana, lo cual podría llevarlo a la cárcel.

"No soy coyote (traficante de personas), soy un periodista, participé en marzo o abril pasado en México de una caravana de migrantes, era una actividad organizada por mexicanos, ellos orientaron a la gente y me sumé", dijo.

Fuentes confesó que posteó algo en el Facebook a finales de septiembre para que en vez que la gente se vaya en pequeños grupos como sucede a diario en Honduras, esté atenta a que es mejor que abandone el país en grupos grandes, para evitar asaltos y otros peligros en el camino.

"No estamos tan tranquilos, aquí le hacen a uno un cocodrilo de un conejo, son terribles. Hay una actitud de la policía que trata como criminal al que se va y a la gente que les ayuda", acotó en una entrevista telefónica con Xinhua.

A 13 días desde que partió de Honduras, 4.353 personas han retornado a Honduras, los últimos 270 en un vuelo que llegó a San Pedro Sula la noche del jueves, según cifras oficiales ofrecidas por el propio gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández.

Cerca de 1.700 han solicitado asilo en México y otros siguen su travesía, pese a las llagas en sus pies, las enfermedades, deshidratación y de tener su piel curtida por el largo camino.

Hasta ahora los intentos de frenar la caravana no han resultado del todo exitosos, pero sin duda los puestos de control en las fronteras, los campamentos utilizados para descansar entre Honduras y Guatemala y sobre todo el cansancio han hecho que muchos decidan regresar a su patria.

Sin embargo, en Honduras el caldo de cultivo sigue siendo el mismo que impulsa a más personas a organizar nuevas caravanas: pobreza, violencia, falta de empleo y temor a las pandillas.

El gobierno de Estados Unidos y el de Honduras han afirmado que existen grupos radicales de la oposición detrás de las caravanas, sin que hasta ahora haya pruebas contundentes y se abra un nuevo frente de confrontación con partidos políticos.

Pese a todo, la idea de unirse a nuevas caravanas o marcharse de forma individual está en la mente de muchos hondureños que desde décadas sueñan con un futuro mejor y con romper el círculo de pobreza que predomina en miles de sus hogares.

Xinhua
Olman Manzano
Tegucigalpa, Honduras
Sábado 27 de octubre de 2018.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter