Los lugartenientes de Andrés Manuel» Foto: Siglo Nuevo Los lugartenientes de Andrés Manuel» Foto: Siglo Nuevo


Por su historial, con una mancha tan llamativa como la llamada “caída del sistema” en las elecciones presidenciales de 1988, la designación de Manuel Bartlett al frente de la Comisión Federal de Electricidad resume de buen modo las reservas que causa el tabasqueño a poco más de cinco semanas de su toma de protesta. Desde hace años, la incorporación de personajes polémicos al “proyecto” de López Obrador ha detonado múltiples debates que cuestionan el lado progresista de lo que llama “la cuarta transformación nacional”.

Existe un lugar común en la política nacional que Andrés Manuel López Obrador comparte con todos los demás políticos: retractarse. Después de ser un crítico férreo y visceral del sistema que gobernó durante décadas al país, los anuncios realizados para dar a conocer a su gabinete dejaron un regusto amargo incluso entre los partidarios del tabasqueño ya que el líder de Morena incluyó a personas con mucha más experiencia de lo que se esperaba. Uno de ellos es Manuel Bartlett Díaz, secretario de Gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral en el sexenio de Miguel de la Madrid.

Durante las elecciones del 6 de julio de 1988 fue la primera vez que en México operó un sistema de resultados preliminares y el candidato presidencial del Frente Democrático Nacional, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, lideraba las encuestas de salida y aventajaba a su rival, Carlos Salinas de Gortari.

En esos días, Bartlett Díaz ya tenía una larga carrera política a cuestas, había comenzado en 1962 en el Partido Revolucionario Institucional como secretario auxiliar. En su calidad de autoridad comicial avisó a los medios de comunicación que no podrían entregar los resultados porque se habían colapsado las líneas telefónicas.

Una semana después se alzó la mano al vencedor: Salinas de Gortari había ganado con el 50.4 por ciento de los votos, si bien desde la noche del 6 de julio, Jorge de la Vega Domínguez, presidente del PRI, había declarado la victoria de su partido.

Manuel Bartlett fue señalado como artífice de la “caída del sistema”, frase que pronunció Diego Fernández de Cevallos, representante de la bancada del Partido Acción Nacional que, después, también fue señalado por brindar respaldo al fraude electoral.

Bartlett, “santo varón del peje (sic)” gracias a “otra purificación Morena” según el expresidente panista Felipe Calderón, nació en el estado de Puebla, estudió la carrera de derecho en la Universidad Autónoma de México; realizó su posgrado en Derecho Público en la Universidad de París y obtuvo un diplomado en Administración Pública por la Universidad Victoria de Manchester.

Durante el sexenio salinista fue titular de la Secretaría de Educación Pública, también ha sido gobernador de su entidad natal y senador. En 2006 fue expulsado del PRI por hacer un llamado al “voto útil” a favor de Andrés Manuel López Obrador, que en esa elección era el presidenciable del Partido de la Revolución Democrática.

SIN EXPERIENCIA

A partir del primero de diciembre de este año Alfonso Durazo (no, no es el “Negro” Durazo que estuvo al frente de la Dirección Federal de Seguridad) podrá presumir que estuvo cerca de un presidenciable llamado Luis Donaldo Colosio Murrieta y acompañó a dos titulares del Poder Ejecutivo federal que ganaron los comicios prometiendo “el cambio verdadero”: Vicente Fox Quesada y López Obrador.

Nació en Sonora hace 63 años y comenzó a militar en el PRI en 1973. En el instituto tricolor ocupó varios cargos hasta que en 1989 fue nombrado secretario particular de Colosio, entonces dirigente nacional. También estuvo con él en la Secretaría de Desarrollo Social y en su campaña por la presidencia hasta aquel día de marzo en que fue asesinado en Lomas Taurinas.

Durante el sexenio de Ernesto Zedillo, Durazo fue, por unos meses, vocero en la Secretaría de Gobernación. Dejó el cargo y al Revolucionario Institucional. Reapareció en el 2000, como parte del equipo de campaña de Vicente Fox. Fue su secretario particular durante cuatro años y tras renunciar hizo pública una carta en la que asentó su desacuerdo con las aspiraciones políticas de Marta Sahagún, esposa de Fox.

En el 2006 fue candidato a senador por el PRD, pero no ganó. En 2011 ocupó un cargo en el Consejo Consultivo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que apenas era una asociación civil. Al año siguiente asumió la coordinación de Morena en Sonora, para después ser diputado federal por ese estado.

En el sexenio que está por comenzar, Alfonso Durazo Montaño ocupará la Secretaría de Seguridad. Según diversos analistas se trata de una Secretaría del Interior que desplazará a la Secretaría de Gobernación, incluso tendrá injerencia en las decisiones militares. De esto se deduce que su poder será mayor al de cualquier otro funcionario. Se prevé que estará bajo un intenso escrutinio toda vez que no tiene experiencia comprobable en materia de combate a la inseguridad ni en la contención de embates ya sea del crimen organizado o de grupos de choque.

Es en materia de seguridad donde AMLO ha dado a conocer decisiones llamativas como la de renunciar a una guardia de élite. El Estado Mayor Presidencial desaparecerá y la integridad física de López Obrador estará a cargo de una veintena de civiles.

¿EL SUCESOR?

Algún día, López Obrador dejará la palestra y en la estela de su ascenso son varios los que alzan la mano para tomar el relevo. Uno de los aventajados es Ricardo Monreal Ávila, exgobernador de Zacatecas, exjefe de la Delegación Cuauhtémoc en la Ciudad de México, hoy senador.

Antes de militar en Morena, el político zacatecano estuvo en cuatro partidos políticos (PRI, PRD, PT y Movimiento Ciudadano) y nunca ha ocultado sus intenciones de ascender en la escala jerárquica de la política nacional.

A Monreal Ávila se le atribuye que el partido del tabasqueño haya cobrado fuerza en las entidades de la región centro-norte del país. En la elección del primero de julio, esa zona aportó 4 millones 292 mil 505 votos al triunfo de López Obrador, lo que significó el 14.25 por ciento de los 30 millones 113 mil 483 votos que amasó en esos comicios.

Originario de Plateros, en el municipio de Fresnillo, comenzó su carrera con el Revolucionario Institucional, donde pasó de regidor del Ayuntamiento fresnillense a Secretario de Gobierno entre 1986 y 1988. Enseguida, fue Secretario de Acción Política de la Confederación Nacional Campesina y diputado federal a los 28 años de edad; a los 31 años ya era senador. Luego, Monreal quiso ser candidato a gobernador de Zacatecas, idea que no agradó al mandatario saliente, Genaro Borrego Estrada.

En aquellas fechas (y esto es algo que no ha cambiado), Ricardo Monreal era un hombre protagonista. Andaba en la calle, visitaba colonias y pueblos, pasaba horas y horas rodeado de pueblo. Fue su protagonismo una de las razones por las que Borrego Estrada se decantó por otra opción. Enojado porque lo habían hecho a un lado, Monreal citó a los medios a una rueda de prensa en la que anunció su salida del PRI y encabezó una marcha en la ciudad de Zacatecas.

Salió directo a las filas del Partido de la Revolución Democrática y en este instituto consiguió ser nominado. La misma estructura que él creó en sus años en el PRI derrotó al tricolor y le dio a Monreal el triunfo en las urnas. Se convirtió en el primer titular del Ejecutivo zacatecano surgido de la “oposición”.

Ha sido diputado federal con los colores de Movimiento Ciudadano y del Movimiento de Regeneración Nacional, también fue senador perredista y cuando dejó al Sol Azteca se hizo petista. En 2012 fue nombrado por AMLO como coordinador general de campaña en su segundo asalto a la presidencia del país, como candidato de la coalición Movimiento Progresista.

Entre enero de 2015 y diciembre de 2017 fue jefe de la delegación Cuauhtémoc. De cara a los comicios de este año participó en la contienda interna de Morena para designar al aspirante a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. La ungida fue Claudia Sheinbaum y en los medios se manejó que el zacatecano platicaba con otros institutos políticos, llegó a manejarse la idea de un “parricidio” contra López Obrador. Al final, Monreal se quedó en Morena y fue el responsable de sacar adelante la elección en los estados de Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas con los resultados ya mencionados. Hoy día, el senador Ricardo Monreal es coordinador del grupo parlamentario de Morena en la Cámara Alta del Congreso de la Unión. Fue uno de los responsables, junto a uno de sus correligionarios, Martí Batres, de un golpe que escaló hasta el presidente electo con el chanchullo de la licencia otorgada a Manuel Velasco para que dejara el Senado y volviera a gobernar Chiapas.

Más allá de los escándalos que lo han salpicado, la variedad incluye contratos, audios y acusaciones contra él y sus hermanos, desde hace tiempo su nombre ha estado asociado a la sucesión en ese partido llamado López Obrador y también Morena.

MAFIA Y PODER

En entrevistas se ha descrito como un “miembro de la mafia del poder converso”. Se llama Alfonso Romo Garza, es un empresario regiomontano que le ha apostado al uso de la tecnología para conseguir mejoras en diversos cultivos.

Sobrino nieto de Francisco I. Madero, su trayectoria incluye cargos como el de Presidente Ejecutivo de empresas La Moderna, fundador de Seminis, la compañía más grande a nivel mundial de semillas de frutas y vegetales, y líder de Seguros Comercial América. AMLO adelantó que será su Jefe de la Oficina de Presidencia, desde ese lugar hará de enlace con empresarios e inversionistas de México y el extranjero.

Romo Garza relató a Forbes que conoció a Andrés Manuel López Obrador en 2011, cuando Dante Delgado, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, lo invitó a comer a la casa del tabasqueño en la Ciudad de México.

Si bien Delgado presentó al exjefe de gobierno de la capital como el líder social más importante en los últimos 70 años y lo describió como un hombre sencillo, inteligente y culto que tenía un diagnóstico acertado de México, Romo Garza tenía sus reservas. Dudaba en apoyarlo por los escándalos de corrupción de René Bejarano, aquel video grabado por el empresario Carlos Ahumada en que el aliado del llamado “Peje” recibía fajos de dinero, y por los plantones en Paseo de la Reforma, cuando los seguidores de López Obrador desquiciaron a la megalópolis respaldando a su líder. Para tomar la decisión final de sumarse al movimiento, contrató a varias compañías financieras a las que encomendó responder una sola pregunta: ¿cómo había usado López Obrador el poder durante su periodo al frente de la Ciudad de México? Definió aliarse al experredista, después de todo, en el pasado había favorecido a Felipe Calderón y a Vicente Fox con la idea de apostarle a la alternancia.

La idea de Romo para su futuro cargo es crear una oficina que opere como un centro logístico. Su meta es convertir a México en un paraíso de la inversión donde la deuda se aminore y el déficit baje, para poder reasignar recursos a otras áreas. Su visión de un gobierno eficiente en el renglón de estimular la actividad económica pasa por tener tres millones de empresarios invirtiendo, no solamente a una veintena de grupos grandes.

Romo Garza fue jinete olímpico de salto ecuestre, participó en las Olimpiadas de 1996 y 2000.

Es Presidente del Consejo de Grupo Plenus, compañía con inversiones en biotecnología, educación y servicios financieros, entre otros sectores. También preside de forma honoraria la casa de bolsa Vector.

Dentro de sus predicciones más comentadas se destaca aquella de que la economía de México puede crecer a un ritmo de 4 por ciento al año durante el sexenio de López Obrador.

DESDE LA CUNA

El historial de Lázaro Cárdenas Batel es el de un político fuerte, ligado especialmente a la izquierda política mexicana y a la lucha de clases.

Su abuelo, Lázaro Cárdenas del Río, instaló el ejido y expropió la industria petrolera durante su periodo presidencial. Su padre, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, tres veces candidato a Presidente de la República, fundó el Partido de la Revolución Democrática.

Las vueltas en la política quedan bien ejemplificadas con este caso: el hijo del principal afectado con la “caída del sistema” en las elecciones de 1988, Cárdenas Solórzano, es hoy compañero de partido y compartirá administración federal con quien es señalado como el rostro del fraude, Manuel Bartlett.

Cárdenas Batel será Jefe de Asesores. Su labor consistirá en elaborar proyectos y nutrir de información para la toma de decisiones al Ejecutivo.

Es egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, su trayectoria política inició con los esfuerzos presidenciales de su padre, primero con la integración del Frente Democrático Nacional, en 1987, y luego con la fundación del PRD. Una década después, fue electo como diputado federal de Michoacán.

Tras su paso por la diputación ocupó un escaño en la Cámara Alta y en 2001 asumió la gubernatura de Michoacán. También ha sido asesor principal en la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés), una organización que promueve los derechos humanos al sur del río Bravo.

SEGURIDAD CIVIL

López Obrador ha rechazado la protección que brinda el Estado Mayor Presidencial al mandatario electo. Aseguró que 20 ciudadanos desarmados velan por su seguridad: “Ellos me van a cuidar junto con todos los mexicanos y entre todos los mexicanos están también los soldados, que son pueblo uniformado. Sé que existe preocupación [por mi seguridad] pero a donde vaya me van cuidar policías locales, soldados, marinos y los ciudadanos”.

El elegido para estar al frente de la veintena protectora conformada con apego a la equidad (10 mujeres y 10 varones) es Daniel Asaf Manjarrez, un empresario restaurantero de origen libanés. La preparación de los civiles designados para integrar este servicio de ayudantía no se ha detallado aunque se sabe que no incluye el uso de armas.

Asaf Manjarrez es licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana. Fue candidato de Morena a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Su lema de campaña fue: "Ya no te dejes". Con Miguel Ángel Mancera en la Jefatura de Gobierno, colaboró como asesor del titular de la Secretaría de Turismo, Miguel Torruco Marqués.

Daniel Asaf cobró notoriedad cuando manifestó su oposición a un proyecto de norma oficial que dañaba la producción artesanal de los destilados del maguey, situación que no se ha solucionado.

VUELTA AL RUEDO

Alguna vez fueron “rivales” en el PRD, ahora van de la mano. Marcelo Ebrard Casaubón, exjefe de gobierno de la capital, ocupará la Secretaría de Relaciones Exteriores. Ebrard estuvo al menos tres años alejado de la política y regresó a las lides para realizar la operación política de la campaña de AMLO en Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua y Durango.

Es hijo de Marcelo Ebrard Maure y de Marcelina Casaubón, mexicanos de padres franceses. Estudió en el Colegio de México. Se tituló en Relaciones Internacionales en 1984 con la tesis Congreso y democracia en México. Después viajó a París, Francia, para hacer una especialidad en Planeación y Administración Pública. En las aulas conoció a Manuel Camacho Solís, su mentor y colaborador cercano de Carlos Salinas de Gortari.

Ebrard Casaubón fue secretario general del PRI capitalino y colaborador en la Secretaría de Relaciones Exteriores. En 1992 le nombraron Secretario de Gobierno en el entonces Distrito Federal y, en 1993, ocupó la Subsecretaría de Relaciones Exteriores. Se integró a la Cámara de Diputados con el apoyo del PVEM, pese a que no militaba en ese instituto. En el 2000 siguió a Camacho Solís en la fundación del Partido de Centro Democrático (PCD), que lo postuló como candidato a Jefe de Gobierno, pero declinó para respaldar al entonces aspirante del Sol Azteca, Andrés Manuel López Obrador, fue así que se unió a las filas del perredismo.

López Obrador lo nombró secretario de Seguridad Pública capitalino, cargo del que fue removido en 2004 por el entonces presidente Vicente Fox luego de que tres oficiales de la Policía Federal Preventiva acabaran linchados por habitantes de Tláhuac. El ataque fue televisado en cadena nacional, los servicios de emergencia llegaron tarde, dos agentes murieron y a Ebrard se le echó en cara la escasa capacidad de reacción exhibida. Pese al escándalo, en 2005 Andrés Manuel López lo recuperó para su gabinete. Ésta vez, le entregó la Secretaría de Desarrollo Social.

Durante su periodo al frente de la capital, se aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo, se despenalizó el aborto, se aprobó la Ley de Voluntad Anticipada y se implementó el sistema Ecobici. Aspiraba a ser el candidato presidencial de la coalición PRD-PT-MC en las elecciones de 2012, pero el bloque eligió a López Obrador. El tabasqueño prometió que, de ganar la contienda, Ebrard estaría en Gobernación.

ÁNGEL DE LA GUARDA

Tatiana Clouthier, excoordinadora de campaña del “Peje”, definió a César Yáñez como el “ángel de la guarda” del tabasqueño. No sólo eso, destacó la “lealtad y cariño” de este licenciado en Comunicación. Yáñez Centeno fue quien estuvo a su lado tras las derrotas de 2006 y 2012. Para Nicolás Mollinedo, exchofer de Andrés Manuel, la cuestión es tan simple como que César ha dedicado 20 años de su vida a la causa de su jefe.

Inició su carrera política en la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas de 1988 como parte del equipo de prensa. De hecho, el equipo eran sólo dos personas: Armando Machorro y él. A Yáñez le correspondía transcribir las entrevistas y encargarse de tareas de logística.

En la próxima administración federal, el fiel escudero ocupará la Coordinación General de Política y Gobierno. Sus funciones primordiales serán atender las relaciones con los sectores sociales y coordinar las giras de López Obrador por territorio nacional. Son terrenos laborales que conoce bien, pues ha acompañado a su jefe en las tres campañas presidenciales en las que ha contendido.

A César Yáñez se le destaca por su perfil discreto y serio. Se le critican algunas muestras de arrogancia y no se pone en duda su habilidad para la operación política.

Fue director de Comunicación Social durante el periodo de López Obrador en la capital. En jornadas recientes en Morena ha sido el encargado de coordinar el área de prensa, además ha hecho de vocero del instituto político.

Es originario de Colima y estudió en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). El año pasado varios medios de comunicación difundieron audios de llamadas realizadas por Yáñez Centeno a las autoridades de Puebla. Su novia había sido recluida en el penal de San Miguel acusada de lavado de dinero. Yáñez acusó que la filtración de las grabaciones obedecía a un golpe mediático contra el movimiento lopezobradorista.

Entre los colaboradores de AMLO, el colimense es considerado como el más cercano, su mano derecha y su confidente. También se maneja que fue quien lo alentó a superar las derrotas electorales sufridas en 2006 y 2012.

MUJERES FUERTES

Con el inicio de la administración morenista, por primera vez en la historia de México, la Secretaría de Gobernación tendrá al frente a una mujer.

Olga Sánchez Cordero es licenciada en Derecho por la UNAM y participó del movimiento estudiantil de 1968. Cursó el posgrado en Política Social y Administración en Reino Unido. Fue la primera mujer notaria en la Ciudad de México. De 1993 a 1995 trabajó como magistrada numeraria del Tribunal Superior de Justicia del entonces Distrito Federal, y de 1995 al 2015 fue ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La próxima titular de la Segob está a favor de la despenalización de las drogas y buscará fomentar el respeto a los derechos humanos y la protección del migrante. Le corresponde aclarar el controvertido tema de la amnistía a criminales ofrecida por López Obrador. Olga Sánchez ha declarado que promoverá en todo el país despenalizar la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación así como la Ley de Voluntad Anticipada que versa sobre la forma en que un ciudadano prefiere ser tratado en caso de enfrentarse a una enfermedad terminal o a condiciones vitales difíciles por algún accidente.

En el círculo cercano y femenino y como titulares de dependencias del próximo presidente estarán Graciela Márquez Colín, en Economía; Rocío Nahle en Energía; Luisa María Alcalde, en Trabajo; Alejandra Frausto Guerrero en Cultura; Josefa González-Blanco en la Semarnat; Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, en la Función Pública; María Luisa Albores González, en Desarrollo Social y María Elena Álvarez-Buylla Roces en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

La primera mujer que ocupó un cargo en un gabinete presidencial fue Rosa Luz Alegría, titular de la Secretaria de Turismo durante el sexenio de José López Portillo (1976-1982). En la administración salinista encabezaron dependencias María de los Ángeles Moreno, en la Secretaría de Pesca, y María Elena Vázquez, en la Contraloría General de la Federación (hoy Secretaría de la Función Pública).

Con Ernesto Zedillo, cuatro secretarías tuvieron mujeres al mando, cifra que se repitió en el mandato de Vicente Fox; con Felipe Calderón ascendió a siete. Enrique Peña Nieto integró a cinco féminas en su gabinete: Claudia Ruiz Massieu Salinas, Rosario Robles, Arely Gómez, Mercedes Juan López y María Cristina García Cepeda.

EDADES
Andrés Manuel López Obrador recibirá la banda presidencial 17 días después de cumplir 65 años de edad. La media de edad de sus colaboradores cercanos es de 62 años. Javier Jiménez Espriú tiene 81 años cumplidos, en la parte alta, mientras que Luisa María Alcalde, en la parte baja, tiene 31 años. Respecto a su lugar de nacimiento, la mayoría es originaria de la Ciudad de México. Las excepciones son la zacatecana Rocío Nahle, Carlos Urzúa de Aguascalientes, la chiapaneca María Luisa Albores González y Alejandra Frausto de Guerrero.

SIN EXPERIENCIA

La comunidad científica nacional fue tomada por sorpresa cuando Andrés Manuel anunció, durante el primer debate presidencial, que la próxima directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sería María Elena Álvarez-Buylla. Al respecto ella declaró: “No concibo mi labor científica sin un claro compromiso social y ambiental; es nuestra obligación como investigadores tener una pierna en la sociedad y el activismo, como decía Richard Levins”.

Álvarez-Buylla recibió el Premio Nacional de Ciencias 2017 otorgado por el gobierno federal. Sus investigaciones en las áreas de genética molecular, desarrollo y evolución de plantas la han situado como una de las investigadoras más importantes del país.

Egresada de la UNAM se ha caracterizado por su defensa de las distintas variedades de maíz mexicano. Su trabajo ha sido reconocido con 26 premios, reconocimientos y becas, entre los que se encuentran los de Young Investigator Award (1994) de la Sociedad de Naturalistas Americanos; la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos (1997); el Premio de Investigación de la Academia Mexicana de Ciencias (categoría Ciencias Naturales, 1999); el Premio Ciudad Capital “Heberto Castillo Martínez” del Instituto de Ciencia y Tecnología del Gobierno del Distrito Federal; y el Premio Universidad Nacional 2010 en el área de Investigación en Ciencias Naturales.

Es doctora en Genética Molecular por la Universidad de California, en Berkeley, Estados Unidos, y nunca ha ocupado un cargo público.

El Soglo de Torreón
Quitzé Fernández
Domigo 7 de octubre 2018.

Rate this item
(1 Vote)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter