“El sismo continúa” en el sur de México, un año después del terremoto Featured

Banderas de México ondean el 3 de septiembre de 2018 frente a la alcaldía de Juchitán, Oaxaca, aun muestra las secuelas del terremoto que sacudió a esa región el año pasado© AFP Francisco RAMOS Banderas de México ondean el 3 de septiembre de 2018 frente a la alcaldía de Juchitán, Oaxaca, aun muestra las secuelas del terremoto que sacudió a esa región el año pasado© AFP Francisco RAMOS


El sur de México se despertó con sobresalto la medianoche del 7 de septiembre de 2017 por las sacudidas del terremoto de 8,2 grados que dejó 99 muertos. Un año después, esta zona indígena no logra reconstruirse, con la impresión de que “el sismo continúa”.

El temblor más poderoso registrado en México en un siglo arrasó principalmente con Juchitán, una empobrecida ciudad de unos 100.000 habitantes en Oaxaca.

Por sus calles aún se ven escombros y casas inhabitables sin demoler, gente sin casa durmiendo a la intemperie o en carpas, niños tomando clases bajo los árboles o en aulas de lámina porque sus escuelas no fueron reconstruidas.

Parece “como si sólo hubiera pasado un mes del sismo, el abandono se observa por todos los rincones de esta comunidad (de la etnia) zapoteca”, dice a la AFP el escritor Jorge Magariño, uno de los damnificados.

Por su parte, Carlos Castillo, director de una escuela primaria, participa desde hace meses en manifestaciones para exigir su reconstrucción.

“La sede alterna carece de agua para los sanitarios, y en general, no reúne las características para que opere un plantel educativo de más de 500 alumnos (…) La obra de reconstrucción está abandonada, no hay trabajadores, la maquinaria se la llevaron y no sabemos cuándo reanudarán” las tareas, lamentó.

Al menos una veintena de escuelas primarias y secundarias de Juchitán se encuentran trabajando “bajo árboles, lonas o en espacios inapropiados”, denuncia el profesor Juan Rentería, integrante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

El sismo causó daños en unos 40 municipios de Oaxaca, otros 97 de Chiapas, y en localidades aledañas, mientras la ayuda gubernamental ha estado marcada por fuertes irregularidades que mantiene a la región “en estado de emergencia”, estima Sara Méndez, coordinadora de la ONG Código DH.

Según ella, la gente dice: “El sismo no ha pasado, el sismo continúa”.

Juchitán “colapsada”

Según cifras oficiales, Oaxaca reportó 65.044 viviendas con daños parciales o totales y Chiapas 46.773.

Pero “hay cientos de familias que no fueron incluidas y siguen viviendo en las calles, en los patios de sus casas, en improvisados campamentos”, asegura Magali Sánchez, representante de la red regional de vecinos afectados en Juchitán.

Según el último informe que el saliente presidente Enrique Peña Nieto presentó el lunes pasado, el gobierno otorgó más de 7.362 millones de pesos (unos 380 millones de dólares) a Oaxaca y más de 5.323 millones (unos 257 millones de dólares) a Chiapas.

Pero el Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales del gobierno federal es “bastante maleable, no hay un control real sobre el destino de los recursos”, y cuando realmente llegó a los damnificados, fue de forma “caótica”, denuncia Méndez.

Las autoridades se vieron superadas por otro sismo de 7,1 de magnitud que azotó el centro de México el 19 de septiembre, dejando 369 muertos y daños millonarios, la mayoría en la capital Ciudad de México.

A nivel estatal, también hay irregularidades.

El gobierno de Oaxaca perdió un fondo de unos 10 millones de dólares, según Méndez, mientras que la parte que corresponde dar al gobierno de Chiapas sigue pendiente, según Protección Civil.

Mientras, Juchitán “está colapsada”, al igual que otras poblaciones afectadas, asegura su alcaldesa, Gloria Sánchez.

“La infraestructura está por los suelos”, dijo, al explicar que el sistema de drenaje provoca graves problemas de salud “porque las aguas negras brotan por todos lados”.

“Fuerza México”

Además de tener pocos o nulos recursos, los damnificados enfrentan una marcada alza de los precios de materiales de construcción y mano de obra, así como abusos por parte de empresas que proveen estos servicios.

Rosa Pineda, una mujer de 55 años que desde hace un año vive bajo los árboles de su jardín, dio todo el dinero que recibió por la pérdida total de su casa a una constructora.

“Los albañiles solo vinieron una semana a quitar el escombro y ya no regresaron. Nadie me da razón de esa empresa”, lamenta esta mujer que sobrevive “vendiendo flores por las calles” de Juchitán, luego que el restaurante en que trabajaba se desplomó.

Como ella, muchas personas perdieron su trabajo al colapsar tiendas, despachos, consultorios, oficinas. El mercado de la ciudad sigue inoperante, y fue sustituido por puestos temporales en el parque.

Tras el sismo, Peña Nieto viajó al municipio de Villaflores, en Chiapas, para abrazar a los damnificados y prometerles apoyo.

Pero en el ejido Benito Juárez, una zona húmeda de altas temperaturas, las diminutas casas nuevas no son funcionales.

Para Méndez, el sur de México sigue “en duelo”. Muchas fiestas fueron canceladas este año y la normalidad no volverá mientras no tengan una vivienda digna.

De la visita presidencial a Benito Juárez solo queda la frase: “Fuerza Chiapas, Fuerza México”, que el gobierno mandó pintar en un muro.

“Ya perdimos la esperanza de que nos llegue ayuda. Solo estamos viviendo a la bendición de Dios. Mejor no nos hubiera dado nada”, se lamenta Rumber, un campesino de 46 años.

AFP
Gabriela COUTIÑO
Víctor RUIZ / Yemeli ORTEGA
Oaxaca  / Ciudad de México
Viernes 7 de septiembre 2018.

Rate this item
(2 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter