Día de Muertos: es de todos los días

¡A ver si no se nos mueren de hambre las ánimas! (Archivo) ¡A ver si no se nos mueren de hambre las ánimas! (Archivo)

Emiliano Pérez Cruz    

Qué ofrenda ni que ocho cuartos, tesoro. A como están las cosas dime: ¿quién va a tener para el pan de muerto, la calabaza en tacha con camote y guayaba, las flores de cempasúchil...?

No, mucho menos para comida especial o algo que se le parezca. Ahí, si bien nos va, le pondremos una veladora de sebo a los difuntos, para que se alumbren el camino, y un vaso de agua con hojitas de cempasúchil para que calmen la sed un rato.

¡A ver si no se nos mueren de hambre las ánimas! ¿De dónde quiere que saque para armar un altar de muertos? ¡Pa’ los vivos quisiera uno! ¿Pasa usté a creer lo que dicen en la tele? Eso de que no hay que enterrar nuestras tradiciones. Se oye muy bonito, ¿verdá?

Pero pus qué cree, tesoro: ya ve que el otro día me puse a hacer donas para que m’hijo se las llevara a ofrecer a las tiendas de por acá. Pus al segundo día que me cain los inspectores de Hacienda: que por qué no había dado de alta mi giro comercial.

—Giros siento luego en la cabeza por no tener bocado que llevarme a la boca —les dije. Pero ni caso me hicieron. Nomás vi que algo apuntaron en su cuaderno, y como luego preguntaron que si quería yo nos arreglábamos y los mandé al cuerno, se fueron. Pero ora mire: me acaban de traer este papel: dizque requerimiento de aviso para que me presente a la receptoría de rentas y dé de alta mi changarro. ¿Pus cuál?

¿A poco es un changarro esta mesa, mi cazo para freír las donas y la harina llena de gorgojos con que las hago? Le pregunté a doña Elvia, ya ve como le encanta el arguende y hasta en el PRI anda (y ni pena le da salir a la calle). ¡Dijo que eso me pasaba por andar evadiendo al fisco!

—Ay, seño Elvia —le dije—, con todo el respeto que me merece, deje decirle: ora sí que se la jaló. ¿Cómo cree que voy a hacer eso? Si con trabajos tengo para evadir el hambre y quiere que me sobre para andar evadiéndome con ese señor.

“¡Y luego a mis años, usté sí que ya ni la burla perdona!”

Ya luego me explicó y sentí rete harta pena por la falta de ignorancia, pero también mucho coraje. Me dijo que le diera el papel aquél, que me iba a hacer la valona con el jefe de la oficina y que no había problema...

¿Y así quiere el gobierno que no enterremos nuestras tradiciones? Ellos sí que nos siguen enterrando con pinches impuestos y alzas a los precios. Ya ve lo de la gasolina y las tortillas.

Y luego que no la dejan trabajar a una. A mi chamaco, el Pata de Perro, me lo traen juido los inspectores del Metro, no lo dejan vender sus revistas y ya son varias las veces que me llega sin un cinco.

Yo por eso entiendo a los rateros: ¿qué otra salida le están dejando a la gente? Nomás vea en los tianguis: cada vez son más largos, habemos más vendedores que clientela. ¿A dónde cree que vamos a parar así?

Nomás mire allá en la esquina: al ratito llegan los chamacos y se ponen a oler sus cochinadas de drogas.

¿Cómo les dice uno que no se apendejen, qué les ofrece uno pa’ que se entretengan, pa’ que metan un centavo a su casa? Luego pasa la policía y arrea con ellos nomás para sacarles la mordida a los papás.

¿No el otro día hicieron que el Chis se tomara el thíner que tenía en la botellita? Le dijeron: "¿Te gusta mucho, cabrón? Pus ora te lo vas a tragar". Y lo hicieron que se lo tomara. Pobre escuincle, ya se nos andaba muriendo.

Si esto es a cada rato...

Y ora en el Distrito andan con que los quieren hacer delincuentes desde los 16 años. ¡Hágame favor, linda! A lo mejor otras son las tradiciones que no quieren que enterremos, porque les conviene tenernos jodidos; no me diga que miento: tradicionalmente come uno mal, viste peor, sufre abusos, no tiene atención médica, falta trabajo, cobran impuestos hasta por ir al guáter, los chamacos no pueden acabar la escuela con todo tan caro...

Digo, tesoro: tradiciones de ésas, ¡al carajo! Aunque son tradiciones nuestras, de los muertos... de hambre. Y no sólo del 2 de noviembre: es de cada que uno resuella.

Puebl@Media
Emiliano Pérez Cruz
Pata de Perro, México, Ed. Planeta, 1995
Domingo 26 de octubre de 2014.

Rate this item
(0 votes)

113 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter