Aproximación al desastre aéreo en La Habana Featured

LA HABANA, (Xinhua) - Rescatistas trabajan en el sitio donde se estrelló un avión alquilado por Cubana de Aviación. El gobierno mexicano identificó a cinco tripulantes del avión alquilado por Cubana de Aviación a una aerolínea de México que se precipitó el viernes en La Habana con 104 pasajeros. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes señaló, en un comunicado, que se trata del capitán y comandante del vuelo, Jorge Luis Núñez; el capitán y primer oficial, Miguel Angel Arreola; la jefa de cabina, María Daniela Ríos, y las sobrecargos Abigail Hernández y Beatriz Limón. Detalló que la aeronave es un Boeing 737-201 con matrícula XA-UHZ propiedad de la compañía mexicana Aerolíneas Damojh, que es la razón social de Global Air, el cual estaba en posesión de Cubana de Aviación por un arrendamiento húmedo (temporal). El avión se accidentó tras despegar del aeropuerto de La Habana en vuelo charter a la ciudad de Holguín, en el oriente de Cuba, indicó la cartera mexicana. (Xinhua/Joaquín Hernández) LA HABANA, (Xinhua) - Rescatistas trabajan en el sitio donde se estrelló un avión alquilado por Cubana de Aviación. El gobierno mexicano identificó a cinco tripulantes del avión alquilado por Cubana de Aviación a una aerolínea de México que se precipitó el viernes en La Habana con 104 pasajeros. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes señaló, en un comunicado, que se trata del capitán y comandante del vuelo, Jorge Luis Núñez; el capitán y primer oficial, Miguel Angel Arreola; la jefa de cabina, María Daniela Ríos, y las sobrecargos Abigail Hernández y Beatriz Limón. Detalló que la aeronave es un Boeing 737-201 con matrícula XA-UHZ propiedad de la compañía mexicana Aerolíneas Damojh, que es la razón social de Global Air, el cual estaba en posesión de Cubana de Aviación por un arrendamiento húmedo (temporal). El avión se accidentó tras despegar del aeropuerto de La Habana en vuelo charter a la ciudad de Holguín, en el oriente de Cuba, indicó la cartera mexicana. (Xinhua/Joaquín Hernández)


Se estrella un avión con 109 personas a bordo en Cuba


"Todavía no lo creo", dice Jorge Castillo, un cincuentón delgado y fibroso que fue uno de los primeros en llegar al lugar donde en el mediodía de este viernes se estrelló un avión Boeing 737, arrendado por la compañía Cubana de Aviación.

     La nave cubría una ruta doméstica entre La Habana y la oriental provincia de Holguín, un trayecto de unos 700 kilómetros, cuando por causas aún desconocidas cayó a tierra al despegar del aeropuerto internacional José Martí de La Habana.

     Castillo cuenta a Xinhua con nerviosismo que venía caminando por una carretera secundaria del Reparto La Catuca, cercano al aeropuerto internacional habanero, cuando vió venirse a tierra la aeronave, que volaba con 104 pasajeros, la mayoría cubanos, y una tripulación mexicana de cinco personas.

     "Me tiré al suelo primero y después salí corriendo hacia los restos donde me puse ayudar a las víctimas", narra con visible sobresalto y confiesa que ese "ha sido el susto más grande de mi vida".

     En las labores de rescate, Castillo coincidió con Luis Manuel Vega, quien, de visita en La Habana, ayudaba a sus familiares en un sembrado de mandioca, en una finca cercana al sitio donde ocurrió el siniestro.

     "El olor es lo que más recuerdo", dice compungido Vega mientras se pasa un pañuelo sucio por la frente.

     El hombre aún está en shock por lo vivido y asegura que cuando cierra los ojos puede revivir las imágenes dantescas del desastre que pudo ser mayor si el avión cae un kilómetro más adelante, sobre las casas cercanas al aeródromo.

     Vega regresó esta tarde por ómnibus a su casa en el municipio de Rafael Freyre, en la misma provincia del oriente de la isla que era el destino final de la aeronave.

     Varios testigos coinciden en que al despegar, el avión hizo dos movimientos erráticos y se inclinó irremisiblemente hacia la derecha hasta precipitarse a tierra en un área agrícola y descampada, con pocas viviendas en las cercanías.

     Los pobladores de los alrededores se movilizaron rápido en socorro de las víctimas. Del trágico suceso solo sobrevivieron tres mujeres, que sufrieron traumatismos cráneo-encefálicos, fracturas en miembros inferiores y laceraciones en huesos y partes blandas. Pero una de ellas falleció horas después mientras recibía asistencia en el hospital "General Calixto García", de la capital cubana.

     La cooperación desinteresada de esas personas marcó el trágico suceso, ocurrido casi un año después de que en abril de 2017 un avión militar chocara contra una elevación en la cercana provincia de Artemisa, donde fallecieron los ocho tripulantes.

     Ahora, los restos carbonizados están esparcidos y atravesados sobre una línea férrea, a apenas a un kilómetro de la Terminal Uno del principal aeropuerto cubano.

     Apagadas las llamas y disipado el humo, vestidos con batas blancas, los forenses del Laboratorio Central de Criminalística, una entidad del Ministerio del Interior, trabajan entre los restos a pesar de la lluvia inclemente.

     La Policía tiene acordonado el lugar e impide el acceso, incluso de los periodistas, que desde unos 150 metros de distancia apenas pueden apreciar un par de grandes restos triangulares, presumiblemente de la cola o de un ala.

     El Instituto Cubano de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), una entidad del Ministerio de Transporte, está al frente de las investigaciones para determinar las causas del siniestro, que no afectó las operaciones del aeropuerto.

     En las cercanas instalaciones de la empresa Cubana de Aviación, los familiares de los pasajeros entregan información personal a las autoridades para poder identificar a las víctimas.

     Es evidente el dolor entre los familiares que reciben atención médica y sicológica por parte de las autoridades, preocupadas por restañar los daños de uno de los más cruentos accidentes aéreos ocurridos en la isla en los últimos años.

     El presidente Miguel Díaz-Canel, y buena parte del gabinete ministerial, se personaron en el lugar del accidente, mientras que el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, dijo estar al tanto de lo ocurrido. De acuerdo con una información oficial, Castro se recupera de una planificada intervención quirúrgica de una hernia.

     Tras el accidente aéreo, el Consejo de Estado cubano decretó duelo oficial desde las 06:00 horas (10:00 GMT) del sábado las 24:00 (04:00 GMT) horas del domingo.

Xinhua
Raúl Menchaca
La Habana, Cuba.
Viernes 18 de mayo de 2018.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter