Saldos del primer round Featured

Candidatos en precampaña. Foto: Staff Candidatos en precampaña. Foto: Staff


AMLO: los dilemas del puntero

El aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador cubrió en dos meses de precampaña 30 entidades del país.

Solamente en Guerrero y Michoacán el precandidato morenista no agendó actos públicos.

Para cuando finalice la precampaña, López Obrador habrá realizado un total 206 eventos, a un ritmo promedio de tres actos diarios.

En contraste, el priista José Antonio Meade visitó las 32 entidades, pero sólo realizó 71 actos públicos y visitó las capitales principalmente.

El panista Ricardo Anaya cerrará con 72 eventos en 29 entidades.

Acompañado de los aspirantes de su coalición a cargos de elección popular, López Obrador fue fiel a la estrategia de sus anteriores campañas presidenciales: recorridos terrestres por municipios y pueblos, enfocándose en entidades estratégicas.

Tan sólo a Veracruz le dedicó 14 de los 60 días de precampaña. Junto con los precandidatos a la gubernatura y el Senado, Cuitláhuac García y Rocío Nahle, visitó 42 municipios.

Recorridos similares realizó en Puebla, Quintana Roo, Yucatán y Chiapas, donde realizó una gira de seis días acompañado de su precandidato a la gubernatura Rutilio Escandón, ex colaborador del gobernador.

Luego de que la dirigencia estatal del PVEM, encabezada por Eduardo Ramírez, se distanció del PRI por imponer a un candidato tricolor, López Obrador abrió las puertas de Morena para acoger a los militantes inconformes, en una estrategia que ha diferenciado a ésta de sus anteriores campañas.

En la misma lógica de arropar a ex militantes de otros partidos, a cambio de sus votos en sus lugares de origen, López Obrador ha reclutado al futbolista Cuauhtémoc Blanco en Morelos, a la ex panista Gabriela Cuevas en la Ciudad de México, y al ex perredista Víctor Hugo Romo en la delegación Miguel Hidalgo.

Puntero en las encuestas, López Obrador es el único de los precandidatos presidenciales que ya presentó un posible gabinete que lo acompañaría en caso de ganar las elecciones y un proyecto de nación.

Aunque ha reaccionado sonriente y burlón ante ataques de sus oponentes, como el del supuesto complot ruso, el tabasqueño también ha mostrado un rostro duro ante críticos como Enrique Krauze y Jesús Silva-Herzog Márquez.

Después de un mes de precampaña, Ricardo Anaya concentró su discurso en la figura de Andrés Manuel López Obrador y dosificó sus ataques a José Antonio Meade.

El presidente del PAN, su incondicional Damián Zepeda, ha dado por cumplido el primer objetivo de la estrategia anayista: colocarse en el segundo lugar en las encuestas, para presentarse ante el electorado como la alternativa al puntero Andrés Manuel López Obrador.

En el cuarto de guerra de la coalición Por México al Frente se manejan encuestas que ubican a Anaya en un segundo lugar -unos seis puntos por debajo del tabasqueño- y a Meade en un "lejano tercer sitio", con pocas posibilidades de repuntar.

Desde el 14 de diciembre, cuando a bordo de una camioneta arrancó su precampaña viajando a medianoche hacia su natal Querétaro, Anaya Cortés ha visitado 29 estados en los que apenas se ha apartado del guión: un acto vespertino con simpatizantes del PAN, PRD y MC en locales cerrados en los que expone un diagnóstico de la cosa pública y formula algunas propuestas, notoriamente, la del ingreso básico universal.

En Morelos y Chiapas, dos de las plazas en las que no prosperó la coalición electoral Por México al Frente, Anaya no hizo precampaña, además de Sonora.

El equipo panista da por saldada la ruptura protagonizada por Margarita Zavala y el calderonismo, sin afectaciones mayores a su candidatura.

Pero, en las últimas semanas, Anaya debió sortear las renuncias de la senadora Gabriela Cuevas, el senador Javier Lozano y la lideresa regiomontana Blanca Judith Díaz. Además del pronunciamiento público del ex dirigente panista Germán Martínez, quien reveló acercamientos con López Obrador.

Anaya culminará hoy su precampaña con un acto inusual: la celebración de "elecciones internas" en las que el PAN prevé instalar mil 457 casillas para que 281 mil militantes conviertan al queretano en su candidato presidencial.
Meade: la carga del PRI

La turbulencia acompaña a José Antonio Meade, precandidato de la coalición PRI-PVEM-Nueva Alianza. Los distintos ajustes en su estrategia durante 60 días ejemplifican errores e intentos de corrección de rumbo.

Ha oscilado de la cercanía con figuras históricas y cuestionadas del priismo a la aproximación con artistas y personajes famosos. Ha pasado del "háganme suyo", solicitando a priistas arroparlo, a la proyección de una imagen conciliadora con su frase "la gente está harta".

Sin ser militante del tricolor, ha enfrentado cuestionamientos por los casos de corrupción de ex gobernadores, y el "gasolinazo" concretado antes de que abandonara la Secretaría de Hacienda.

En el balance de los 60 días, integrantes de la dirigencia nacional del tricolor y colaboradores del propio aspirante confirman que el equipo del ex secretario de Hacienda está dividido.

En el llamado cuarto de guerra está el grupo encabezado por el coordinador de campaña, Aurelio Nuño, y el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa.

Del otro lado, participan políticos priistas con experiencia en operación política y electoral, como el senador Emilio Gamboa; el asesor del precandidato, José Ramón Martel, y el presidente de la Fundación Colosio, José Murat.

En medio de ambos, el aspirante ha colocado a personajes de su entera confianza, como Vanessa Rubio, Emilio Suárez Licona, Julio César Guerrero y hasta a su padre, Dionisio Meade.

De acuerdo con los testimonios de algunos priistas, el padre del precandidato acude a las reuniones en las que se diseña la estrategia política, aunque sólo se limita a escuchar y tomar notas.

En la combinación de perfiles, que incluye al ex gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, y a secretarios del Comité Ejecutivo Nacional, como Rubén Moreira, las reuniones del "war room" han llegado a ser de hasta 15 personas.

Una parte del equipo, sólido a nivel técnico, pero inexperto en la operación política, ha conducido la estrategia de Meade sin tomar distancia del presidente Enrique Peña Nieto, a pesar de los negativos que enfrenta su administración.

Otros han intentado -sin éxito- que Meade asuma un discurso que le permita deslindarse del gobierno sin romper y poner su propia agenda.

Algunos sugirieron apegarse a la normatividad y organizar a Meade actos pequeños, a los que sólo acudieran los delegados que participarán en la convención del 18 de febrero.

Otros insistieron en la necesidad de estimular a las bases priistas, a través de encuentros masivos y reuniones con liderazgos locales, además de presentar al precandidato con empresarios y otros sectores claves de la sociedad civil.

Según las fuentes priistas, en los últimos días se incrementó la tensión en el equipo, luego de que operadores del tricolor decidieron organizar actos más grandes y abiertos al precandidato en Oaxaca, Guanajuato, Nuevo León y Chihuahua, donde fue público su encuentro con inversionistas.

Por otro lado, los dirigentes consultados advirtieron su preocupación por la estrategia del ex canciller en medios de comunicación y redes sociales, a cargo de un subgrupo de trabajo o segundo cuarto de guerra especializado en esos temas, en el que convergen Alejandra Lagunes, responsable de la estrategia digital en la campaña de Peña y ex funcionaria de Los Pinos; Alejandra Sota, ex vocera de Felipe Calderón, y la consultora Gisela Rubach.

Durante los 60 días de la precampaña, el primer aspirante presidencial del PRI que no milita en el tricolor ha modificado en varias ocasiones el estilo de sus spots.

Ha pasado de posicionar su nombre, al espíritu navideño, y de la descalificación de sus oponentes a los llamados a la conciliación.

Para colocarlo en la pantalla, el PRI contrató a la empresa The Mates Contents, del productor Pedro Torres, conocido por la serie Big Brother, a quien ha pagado hasta ahora 1.7 millones de pesos por siete promocionales, mensajes y propaganda en internet.

En conjunto, el plan del tricolor ha sido el de posicionar a Meade como la alternativa más viable frente al puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, aunque las mediciones aún no reflejan ese resultado.

Reforma
Zedryk Raziel
Mayolo López y
Claudia Guerrero
Ciudad de México
Domingo 11 febrero 2018.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter