México celebra inicio de ciclo agrícola con exquisitos tamales Featured

En ningún país existe tanta diversidad de tamales como en México. Cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales; tantos, que su variedad se calcula entre 500 y 5.000 en toda la nación. (Xinhua/Francisco Cañedo) En ningún país existe tanta diversidad de tamales como en México. Cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales; tantos, que su variedad se calcula entre 500 y 5.000 en toda la nación. (Xinhua/Francisco Cañedo)


Ciudad de México. - El olor a maíz se puede sentir como una caricia al abrir un tamal para degustarlo, un exquisito platillo de origen indígena que marca el inicio del ciclo agrícola en México, por lo que su producción durante el Día de la Candelaria, cada 2 de febrero, garantiza una buena cosecha durante todo el año.

     El festejo del Día de la Candelaria en México, con el que también culminan las festividades navideñas, es resultado del sincretismo entre dos prácticas rituales: prehispánica y católica, según expertos.

     En la actualidad, esta fiesta popular se celebra con una "tamaliza" o "tamalada" en hogares, oficinas, restaurantes y espacios públicos, donde se degustan preparaciones de todos los sabores, colores y tamaños.

     Los tamales, a base de masa de maíz, contienen en su interior deliciosos ingredientes como carne de res, de cerdo, pollo, chile, piña, fresa e incluso hormigas, mismos que se envuelven en una hoja del ancestral grano y que se acompañan de una bebida caliente como el chocolate o el atole.

     En ningún país existe tanta diversidad de tamales como en México. Cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales; tantos, que su variedad se calcula entre 500 y 5.000 en toda la nación.

     Por ello, en busca de preservar este platillo que da identidad a los mexicanos, el Museo Nacional de Culturas Populares de la Ciudad de México celebra desde hace 26 años la Feria del Tamal.

     La fiesta culinaria alberga, desde este martes y hasta el 4 de febrero, a productores de otros países latinoamericanos como Bolivia, Cuba, Colombia, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Venezuela, entre otros, quienes ofertan a los asistentes tamales típicos de su lugar natal.

     Asimismo, se pueden disfrutar de unos 370 tipos de tamales mexicanos, entre ellos, el de hormigas chicatanas, el cual se prepara con un mole (salsa) del estado de Oaxaca, elaborado con chile morita y chile guajillo, además del insecto, del cual se muele todo el cuerpo excepto el abdomen.

     Para lograr obtener este exótico alimento, primero se tuestan las chicatanas sobre un comal previamente caliente, éstas se limpian retirándoles las alas y se remojan las hojas secas que envuelven la mazorca del maíz.

     Además, se muelen las chicatanas con el chile, el ajo y la hoja de aguacate, se pican las cebollas y se dejan caer dentro de la salsa de chicatana. El resultado es un tamal de sabores carnosos y picantes.

     Otro platillo peculiar que podemos encontrar en esta Feria es el zacahuil, considerado "El Rey del Tamal", debido a su gran tamaño, el cual se estima debe rendir para 40 personas.

     El tamal, originario de la Huasteca del estado de Veracruz (este), mide unos 1,50 metros de largo y pesa 60 kilos.

     Se acostumbra servir en un plato hondo encima de una hoja de plátano tomada de donde se cocinó y se acompaña de un café de olla.

     En la época prehispánica era elaborado por las etnias nahuas y tenek y se rellenaba de jabalí y armadillo.

     Los españoles introdujeron a México la carne de res, cerdo y manteca, por lo que se modificó el zacahuil hasta como se prepara hoy, de masa de maíz relleno de carne, salsa y otras especias mexicanas.

     El zacahuil se cocina durante la celebración tradicional de Todos los Santos, el 1 y 2 de noviembre, donde se ofrece como un gran manjar en el altar de muertos.

     El jefe de Servicios Educativos del Museo Nacional de Culturas Populares y encargado del encuentro culinario, David Hernández, explicó a Xinhua que la tamalería es una rama importante de la gastronomía mexicana porque, para su elaboración, se toman en cuenta factores históricos, usos y costumbres.

     Después de la tortilla, el tamal es la segunda forma más común de usar el maíz en México y en una parte de Latinoamérica, dijo.

     En cada región de México es diferente el proceso para elaborar un tamal; en algunos casos, depende de los ingredientes, de la envoltura, de la forma, esto es lo que lo hace tan diverso y representativo en el mundo.

     "Existe evidencia de que las culturas predominantes en México llevaron el maíz a otras regiones de América, también llevaron consigo las formas de cocinar el maíz", mencionó Hernández.

     Es posible pensar que el tamal se cocinó, por primera vez, en alguna de las regiones origen del maíz, es decir, desde México hasta Sudamérica y de ahí llevado a otras culturas.

     La evidencia arqueológica muestra al tamal como parte de la vida cotidiana de algunas etnias de México en la época prehispánica, además de usarse en rituales religiosos, en ofrendas y tumbas.

     "En el caso de los mayas, hay esculturas y pinturas que incluyen al tamal en sus imágenes, desde el periodo clásico o postclásico temprano", agregó Hernández.

     En la actualidad, los tamales son parte importante de la dieta mexicana, muy populares en las fiestas navideñas, posadas y celebraciones de bautizo.

     Algunos expertos estiman que cientos de millones de tamales son consumidos anualmente, sobre todo, en temporada de frío como en los meses de diciembre, enero y febrero.

Xinhua
Carina López
Ciudad de México
Martes 30 enero de 2018.

Rate this item
(0 votes)

61 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter